domingo, 25 de agosto de 2013

Kim Jong Un publica declaración en ocasión del Día de Songun



Pyongyang, 25 de agosto (ACNC) -- El Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, publicó el día 25 para Rodong Sinmun y Josoninmingun, órganos del Partido del Trabajo de Corea y del Ejército Popular de Corea, respectivamente la declaración "hagamos perpetuas la gran idea revolucionaria de Songun del compañero Kim Jong Il y sus hazañas" en ocasión del Día de Songun (25 de agosto).
El texto integro va como sigue:
Nuestro Ejército y otros sectores de la población acogen, con el fervoroso sentimiento de veneración hacia el gran compañero Kim Jong Il e inquebrantable fe en el triunfo de la revolución, el 53 aniversario de que él comenzara a dirigir la revolución mediante Songun (prioridad de los asuntos militares –N.T.)
El Día de Songun en que el General Kim Jong Il dio inicio a esa orientación constituye, junto con el Día de la Fundación del Ejército, un hito importante en la historia de la construcción de nuestras fuerzas armadas revolucionarias y en los anales de la nación coreana. Una fecha significativa que produjo cambios históricos en el fortalecimiento y desarrollo de nuestras fuerzas armadas revolucionarias y en el cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche y que dio continuidad a la historia y tradición de nuestra sagrada revolución de Songun, la cual se ha valido del fusil para su comienzo, avance y éxitos consecutivos.
Songun es una enorgullecedora tradición de la revolución coreana que emprendió el gran compañero Kim Il Sung y dirigieron este y Kim Jong Il, así como la bandera de la victoria y gloria.
Fueron los grandes Generalísimos quienes exploraron el camino de la revolución de Songun y escribieron un nuevo capítulo de la historia abriendo la época de Songun.
Kim Il Sung expuso tempranamente la verdad de la lucha revolucionaria de que solamente con las armas se puede vencer al enemigo armado y presentó la idea y el lineamiento que conceden prioridad al fusil y a los asuntos militares. Consideró la construcción de las fuerzas armadas como uno de los asuntos fundamentales de la revolución, prestó atención primordial a organizar y consolidar el cuerpo armado y logró la histórica obra de la liberación nacional, con el Ejército Revolucionario Popular de Corea como pilar.
Recurrió al fusil de la revolución en su sabia dirección de las dos guerras revolucionarias, las dos fases de la revolución social y la construcción socialista, hasta que levantó el socialismo a nuestro estilo que coloca en su centro a las masas populares y elevó la dignidad y el honor de la nación.
Fiel a su idea y obra, Kim Jong Il superó las duras pruebas de la historia y condujo a nuestra revolución por el glorioso camino de la victoria, al dirigir a la nación con el original método de Songun.
Fue el 25 de agosto de 1960 cuando dejó sus primeras huellas de dirección en la División Guardia de Tanques 105 “Seúl” Ryu Kyong Su, acontecimiento histórico que manifestó su decisión de continuar la causa revolucionaria del Líder y significó el comienzo de su orientación mediante Songun.
Songun fue su idea y práctica revolucionarias, su ideal y método políticos.
En sus continuos viajes de inspección a las unidades del Ejército Popular durante más de medio siglo desde que comenzó a dirigir la revolución mediante Songun, consolidó al Ejército Popular como indestructibles fuerzas armadas revolucionarias y, valiéndose de Songun, logró el victorioso avance del proceso revolucionario y constructivo.
Consolidar al ejército fue para él el quehacer más importante en la empresa de Songun: al convertirlo en indestructibles tropas revolucionarias del Líder, infinitamente fieles a la causa del Partido, lo enalteció como pilar y fuerza principal de la revolución y alcanzó triunfos históricos en los cruentos enfrentamientos con el imperialismo y con Estados Unidos para salvaguardar la seguridad de la patria y el socialismo. Denominó como espíritu revolucionario de los militares, espíritu que simboliza y representa la era de Songun, los rasgos puestos de manifiesto por los soldados del Ejército Popular, como la disposición a defender al Líder y cumplir sus enseñanzas al riesgo de la vida y el sacrificio heroico, y encauzó a todos los militares y civiles para que vivieran y lucharan con ese espíritu, registrando con ello un gran auge en todos los dominios de la revolución y su construcción.
Con el objetivo de afianzar los éxitos de su orientación mediante Songun y materializar en todas las esferas la política de Songun, dispuso que la primera reunión de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea en su X legislatura adoptara una Constitución Socialista que reflejara la idea y los principios revolucionarios de Songun. Asimismo estableció un nuevo sistema de administración estatal que tuviera como eje el Comité de Defensa Nacional y condujo sabiamente para que todas las actividades del Estado se realizaran bajo el principio de la preponderancia militar.
La inaudita historia de su orientación de la revolución mediante Songun se caracteriza por la independencia antiimperialista a carta cabal y abnegación patriótica sin parangón, por las sublimes muestras de absoluta confianza y amor paternal hacia los oficiales y soldados del Ejército y otros sectores de la población.
Gracias a su dirección, nuestra revolución ha podido cosechar sucesivas victorias contra viento y marea. Gracias a sus superintensas jornadas de trabajo para el bienestar de la nación, nuestro ejército y otros sectores de la población han podido engendrar milagros que jamás ha conocido la historia de la humanidad.
De hecho, Songun fue el inconmovible credo revolucionario que nuestro General abrigaba y plasmó en toda su vida, así como una grandiosa práctica revolucionaria mediante la cual engalanó la historia nacional con brillantes victorias y sempiternas hazañas.
Al formalizar y enriquecer la idea de Songun en el proceso de su orientación sin precedentes, les preparó a nuestro pueblo y otros revolucionarios del mundo las directrices y la bandera para sus consecutivos triunfos en su empeño por verificar la causa de la independencia.
Estamos hablando de una idea que prioriza los asuntos militares en la causa de las masas populares por la independencia y el socialismo y que impulsa todo el proceso revolucionario y constructivo teniendo como núcleo al ejército revolucionario.
Esa idea parte de un principio de la revolución sustentado en la idea Juche, consistente en que el fusil de la revolución decide el triunfo de la causa revolucionaria y responde de manera científica y práctica a los asuntos clave para la victoria de la revolución.
Enuncia la teoría revolucionaria sobre la necesidad de fortalecer el fusil de la revolución, el ejército de la revolución, consolidar el sujeto de la revolución tomándolo como núcleo y apoyarse en él para el victorioso avance del proceso revolucionario y constructivo.
Su mayor exigencia es dar importancia a los asuntos militares, prestar atención primordial a la construcción del ejército y consolidar al ejército como el del Partido y el líder, indestructibles fuerzas armadas revolucionarias capaces de derrotar a cualquier enemigo poderoso.
Para forjar su destino y lograr la causa socialista en medio del intenso enfrentamiento con el imperialismo y del peligro permanente de la guerra, las masas populares deben consolidar ante todo el fusil de la revolución y empuñarlo más firmemente. La historia del movimiento socialista mundial nos enseña la seria lección de que con un ejército débil e inconsecuente no se puede defender el destino de los pueblos ni el socialismo.
Robustecer el sujeto de la revolución tomando al ejército como fuerza principal y valerse de su papel protagónico para impulsar la lucha revolucionaria y la labor de construcción deviene una nueva teoría revolucionaria dilucidada por la idea de Songun.
La revolución es una lucha a muerte o vida entre revolucionarios y contrarrevolucionarios y su destino depende de cómo se robustece el sujeto de la revolución y se eleva su papel.
Un ejército revolucionario dirigido por el líder es el más revolucionario, organizado, disciplinado y combativo de todos los colectivos sociales que constituyen las fuerzas revolucionarias en una sociedad socialista donde las masas populares son sus dueñas. Por su idea, fuerza espiritual y temperamento revolucionarios, es capaz de orientar al conjunto de la sociedad e impulsar la lucha revolucionaria y la labor de construcción. Sus potencialidades se hacen incomparablemente grandes si toma la delantera y, unido monolíticamente con toda la población, lucha con el espíritu y temperamento que lo caracterizan.
La idea revolucionaria de Songun ha abierto un nuevo camino, un camino de la victoria que permite consolidar el sujeto de la revolución y elevar su papel para el exitoso avance de la causa de las masas populares por la independencia y el socialismo.
Expone por primera vez la teoría de que Songun es la política más poderosa y el principal método político del socialismo.
La idea y el ideal se hacen realidad a través de la política, factor que decide el destino de las masas populares, la prosperidad o la decadencia de un país y una nación.
Por primera vez en la historia el gran compañero Kim Jong Il expuso que, por su objetivo de materializar en todos los aspectos la aspiración de las masas populares a la independencia y defender sus intereses, la política socialista debe ser necesariamente Songun y lo formalizó como principal método de la política socialista.
Como él señalara, esta política sitúa los asuntos militares por encima de todos los demás quehaceres del Estado, defiende a la patria, la revolución y el socialismo e impulsa con dinamismo la construcción socialista en su conjunto, teniendo al Ejército Popular como fuerzas medulares y principales. Se trata de un método de carácter independiente que encarna integralmente los principios y fórmulas que emanan de la idea Songun.
Con el nacimiento de la mencionada política como método principal de política socialista, se han producido cambios trascendentales en la historia política de la humanidad y del socialismo y hemos llegado a tener un medio omnipotente para realizar con éxito el ideal y los principios de socialismo.
La idea Songun del compañero Kim Jong Il es un pensamiento revolucionario que se rige por una firme posición independiente y antimperialista y por el noble amor a la patria, la nación y el pueblo y que se basa en una férrea convicción y voluntad.
Este término de la época actual nace de la inconmovible fe y voluntad y el gran valor que caracterizaban al compañero Kim Jong Il quien, al asumir plena responsabilidad del destino y el futuro de la nación y el pueblo, resolvió todos los problemas a favor de sus exigencias e intereses y a nuestra manera en medio de un duro y prolongado enfrentamiento con las potencias imperialistas. Su gran idea revolucionaria, Songun, nos permite defender firmemente y con nuestras fuerzas y armas la dignidad del país, la independencia del pueblo y las conquistas del socialismo y garantiza el fortalecimiento y la prosperidad de la patria y el luminoso futuro de la nación.
Enriquecida en la lucha para llevar a la práctica la idea Juche, es una teoría científica y revolucionaria que ayuda materializar impecablemente y en todos los aspectos las exigencias de tal idea.
Gracias a su formalización y desarrollo por el compañero Kim Jong Il, se ha enriquecido el archivo de pensamientos de nuestra revolución y han alcanzado niveles desconocidos la fuerza de atracción y la vitalidad de la idea Juche.
Esta es la raíz de Songun, su fiel reflejo.
Es gracias a la idea Songun que la Juche, puesta en la práctica revolucionaria, cobra mayor vigencia como gran directriz que garantiza la marcha triunfante y culminación de la causa de las masas populares por la independencia.
Kim Jong Il condujo con habilidad el proceso revolucionario de Songun, realizando imperecederos méritos para la patria, la revolución, la época y la historia.
Defendió con honor el socialismo del Juche establecido por nuestro Líder y aseguró la continuidad de la causa revolucionaria del Juche, la de Songun.
El socialismo del Juche es un inapreciable logro de nuestra revolución que el gran Líder consiguió con el esfuerzo de toda la vida y constituye la vida de nuestro pueblo y la cuna de su verdadera existencia y felicidad. La década de 1990 fue un período muy duro para nuestra revolución, pues había llegado a colmo la descabellada intención del imperialismo estadounidense y sus aliados de detener el avance victorioso de nuestra revolución y acabar con nuestro socialismo. Cuando los coreanos se encontraban ante el dilema de triunfar como pueblo y combatientes independientes o someterse una vez más al imperialismo como esclavos coloniales, nuestro General defendió firmemente el socialismo del Juche y logró un brillante triunfo enarbolando en alto la bandera de Songun, un milagro de la historia que no puede ser engendrado por ningún otro ser humano.
Fue él quien al frente de la revolución de Songun preparó una sólida base para la prosperidad de la patria y la culminación de la causa revolucionaria del Juche y dio la plena garantía de su triunfo.
El requisito más importante para el triunfo de la revolución es fortalecer su Estado Mayor que es el partido y agrupar compactamente al ejército y el pueblo a su alrededor, reforzando así las fuerzas que protagonizan la revolución.
El principio fundamental que nuestro General había venido manteniendo de manera invariable en la construcción del partido fue lograr que nuestro Partido fuera del Líder Kim Il Sung. Definió la identificación de todo el Partido con el kimilsungismo como objetivo general de su construcción y condujo con inteligencia la labor encaminada a afianzar el sistema de ideología y dirección única en todas sus instancias. Como resultado, nuestro Partido se ha convertido en una invencible agrupación revolucionaria, infinitamente fiel a la idea y dirección de su Líder, con alto sentido de organización y disciplina, con un fuerte arraigo en las masas y el ejército, y cumple satisfactoriamente su misión y papel como orientador de la revolución de Songun. Nuestro General logró la unidad monolítica del Partido, el Ejército y el pueblo en torno al líder, planteándola como la tarea más importante de la revolución, y así multiplicó el poderío de las fuerzas impulsoras de la revolución de Songun.
También hizo invencible al Ejército Popular y, con este como núcleo, consolidó las potencialidades militares del país, firme garantía para el triunfo de la causa revolucionaria del Juche.
Bajo su entusiasta dirección, nuestro Ejército Popular se ha convertido en un destacamento de la revolución de Songun que tiene como razón de ser defender al Líder a riesgo de la muerte y cumple infaliblemente las órdenes del Comandante Supremo, tomando siempre la delantera. Adecuar a las condiciones propias del país, modernizar e informatizar en la industria de defensa nacional se han impulsado a tal grado que hoy podemos producir cualquier armamento moderno que deseemos con nuestros propios recursos. Gracias a la destacada dirección de la revolución de Songun por nuestro General, el Ejército Popular ha crecido como una fuerza revolucionaria incomparablemente poderosa, nuestro país ha hecho gala de su ímpetu como potencia Paektusan que fabrica y lanza satélites artificiales y posee armas nucleares, y hemos defendido fidedignamente la soberanía y dignidad del país frustrando todas las agresiones y provocaciones de los imperialistas.
El gran General asentó una firme base material y técnica para la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
Gracias a él, durante la Marcha Penosa, la Forzada, período en que nuestra revolución pasaba severas pruebas, se trazó un gran proyecto de dicha construcción para el enriquecimiento y la prosperidad de la patria y en todo el país se desató una fiebre para alcanzar nuevos éxitos portentosos e innovaciones. Se levantaron las furiosas llamas de la revolución industrial en la nueva centuria, se abrió la era de la economía del conocimiento, se levantaron por doquier construcciones monumentales que representan a la época y se crearon muchos modelos de la cultura de Songun. Los valiosos bienes y realizaciones generados en la era de Songun por nuestro Ejército y toda la población bajo la sabia dirección del gran General, devienen preciosos haberes para el enriquecimiento y la prosperidad de la nación de Kim Il Sung y la Corea de Kim Jong Il.
Al dirigir la revolución mediante Songun, el gran General imprimió nuevos cambios en el empeño por reunificar a la patria de manera independiente y preservó la paz y la seguridad en el mundo. Abrió la Era de la Reunificación del 15 de Junio, sustentada en el ideal “entre nosotros, los connacionales”, preparó un valioso caudal para la reintegración y coprosperidad nacionales y desbarató las interminables maquinaciones de los imperialistas encaminadas a provocar una guerra, defendiendo la paz en Asia y el resto del mundo.
Las grandes hazañas realizadas por el compañero Kim Jong Il para la patria, la revolución, la época y la historia durante más de medio siglo de su infalible dirección mediante Songun, brillarán eternamente en el victorioso avance de nuestra causa revolucionaria.
Debemos heredar fielmente y perpetuar la gran idea revolucionaria de Songun del compañero Kim Jong Il y sus proezas.
La idea revolucionaria de Songun es la gran guía rectora de nuestra revolución y los méritos realizados por el gran General en su dirección mediante Songun son móviles de la victoria.
Heredar y llevar a cabo la causa revolucionaria del Juche enarbolando invariablemente la bandera de Songun es una inconmovible disposición y férrea voluntad de nuestro Partido, Ejército y pueblo.
Tenemos que seguir por el camino de Songun, el de la independencia y socialismo que el gran General recorrió en toda su vida, hacer realidad su legado y culminar con éxito la causa revolucionaria del Juche y la de Songun.
Todos los funcionarios, militantes del Partido y otros trabajadores se armarán firmemente con la idea revolucionaria de Songun del compañero Kim Jong Il, conocerán a fondo los grandes méritos que él realizó practicando Songun, los plasmarán al pie de la letra en los procesos revolucionario y constructivo y los harán perdurar.
Es preciso materializar cabalmente el lineamiento que concede importancia al fusil, a los asuntos militares, y consolidar la capacidad defensiva del país por todos los medios.
Debemos hacer del Ejército Popular tropas de firme ideología y fe, poderosas tropas revolucionarias de Paektusan.
La dirección del Partido es como la vida para el Ejército Popular, pues el poderío de éste es inconcebible al margen de esa dirección. El Ejército Popular tiene un solo rumbo que seguir: avanzar recto con el fusil apuntando hacia la dirección que señale el Partido. Nuestro fusil siempre ha de ser un inmutable punto de apoyo que ofrezca seguridad al Partido y a su causa.
Ante cualquier prueba o cambio de situación, los oficiales y soldados del Ejército Popular reconocerán únicamente al Partido y el Líder y arderán de una sola idea y determinación de defenderlos a ultranza. Se pertrecharán con la ideología revolucionaria de nuestro Partido y tendrán la inconmovible disposición a defender a costa de la vida la bandera roja de la revolución, la bandera del Partido del Juche.
Todo el Ejército se dedicará con gran fervor al entrenamiento como lo hicieron los guerrilleros del monte Paektu, para formar a todos los militares como valerosos combatientes capaces de vencer uno a cien enemigos, que dominan las estrategias y tácticas militares de Kim Il Sung y Kim Jong Il y poseen el heroico espíritu y formidable preparación para el combate, así como implantar una férrea disciplina en las unidades y dotarlas de cualidades propias de las fuerzas regulares.
Para el mejor servicio de los militares, acondicionarán los puestos y cuarteles como sus propios hogares y crearán para ellos óptimas condiciones de la vida material y cultural.
Los oficiales y soldados del Ejército Popular, mientras cumplen su misión principal que es defender el país, deben dar grandes pasos de avance en distintos renglones e importantes obras de la construcción socialista y ser los primeros y siempre insatisfechos benefactores del pueblo.
Se requiere un gran empeñó en el desarrollo de la industria de defensa nacional. En el sector se concentrarán en lograr mayores éxitos en el esfuerzo por hacer de nuestro país la mayor potencia militar y producirán más y mejores armamentos de gran precisión, ligeros, automáticos e inteligentes.
La Guardia Roja Obrero-Campesina elevará su combatividad mediante intensos ejercicios militares y políticos y se preparará para defender ante cualquier eventualidad sus provincias, distritos y suelo patrio.
Hay que dar grandes saltos e innovaciones en todos los sectores de la construcción socialista.
Se debe impulsar más la construcción de una potencia económica en fiel acato a la línea de nuestro Partido sobre el desarrollo paralelo (impulsar simultáneamente la construcción económica y la de las fuerzas armadas nucleares – N.T.), a fin de elevar notablemente el nivel de la vida de la población.
Se renovarán la agricultura y la industria ligera, renglones principales para la construcción de la potencia económica, y se acelerará la construcción de viviendas para que los habitantes lleven una vida holgada y dichosa.
Se pondrá énfasis en el sector priorizado de la economía nacional, la industria básica, de manera que tenga efecto la base independiente que hemos creado y se promoverán la modernización y la normal producción de la rama. Particularmente, se pondrá gran empeño en las industrias eléctrica y carbonífera, mientras que la metalúrgica y la química serán columnas gemelas que hagan progresar el conjunto de la economía nacional.
Nos compete acelerar el desarrollo científico y tecnológico y preparar a todos los habitantes como científicos y técnicos de gran talento, para así elevar el nivel de la modernización de la economía nacional, su dotación con la tecnología de CNC y completar su estructura conforme a la demanda de la era de la economía de conocimientos.
Es preciso acelerar la construcción de un Estado socialista civilizado. Convertiremos a todos los miembros de la sociedad en artífices de la cultura socialista que también sepan disfrutar de ella, daremos un gran avance en todos los aspectos de la construcción cultural y haremos realidad el deseo de nuestra población de gozar de una vida sana y culta.
Con miras a lograr un cambio decisivo en la construcción de un Estado socialista, poderoso y próspero, es menester elevar más la función y el papel combativos de las organizaciones del Partido.
Estas últimas son unidades de vanguardia de la revolución de Songun y por medio de ellas se materializan la ideología y la dirección del Partido. Al tomar como línea principal de su trabajo implantar el sistema de dirección única del Partido, conducirán a todos los cuadros, militantes y demás trabajadores a ser fieles a la ideología y orientación de su líder y desarrollar todas las actividades de acuerdo con el pensamiento y propósito del Partido.
En la ofensiva general de hoy deben explotar al máximo la fuerza espiritual de los cuadros, miembros del Partido y trabajadores. La madre del prodigio es la fuerza espiritual de las masas y la llave maestra que abre una nueva era de prosperidad en la construcción del Estado poderoso y próspero está en poner fuego en el alma de ellas.
Las organizaciones del Partido se esmerarán en la educación de los cuadros, militantes y trabajadores encaminada a persuadirlos de la grandeza de la idea revolucionaria de Songun y los méritos del General Kim Jong Il y darles continuidad. Desarrollarán entre las masas una dinámica labor política, similar a la que se hace en las trincheras en plena guerra, hasta que todos los cuadros, miembros del Partido y demás trabajadores hagan suyos el espíritu y estilo de trabajo de los militares del Ejército Popular, dispuestos a sacrificarse para defender al Líder y materializar sus instrucciones, y aviven las llamas de la creación de la “velocidad en el monte Masik”, exhibiendo plenamente el patriotismo de Kim Jong Il.
Es indispensable vigorizar la gran campaña de la construcción socialista mediante la cooperación de los militares y civiles.
Estamos hablando de un eficaz modo de trabajo que le permite a nuestro ejército y pueblo desarrollar una ofensiva recia, unidos compactamente. Los altos cargos militares y civiles se esmerarán en la organización y el mando a favor de esa cooperación, recurrirán a la fuerza espiritual de los militares y civiles y a todos los medios para cumplir infaliblemente y a tiempo las tareas que asumen sus respectivas unidades.
En fiel acato al legado y el noble propósito de los grandes Generalísimos, debemos esforzarnos con denuedo por abrir una nueva coyuntura de la reunificación de la patria, prevenir las agresiones y la guerra y defender la paz y seguridad en el mundo.
Invencibles son nuestra ideología y causa de la revolución de Songun.
Mientras la gran idea Juche, la idea revolucionaria de Songun, nos ilumina el camino a seguir y contamos con la sabia orientación del Partido, la unidad monolítica militar-civil y el indestructible Ejército Popular, es definitiva la victoria de la causa revolucionaria del Juche, la de Songun.
Como en el pasado, cosecharemos para siempre la victoria, enarbolando la gran bandera del Songun.

Hazañas de Kim Jong Il por fortalecimiento de EPC



Pyongyang, 24 de agosto (ACNC) -- Los militares y civiles coreanos celebran el 25 de agosto como Día del Songun.
Ese histórico día de hace ahora 53 años, el 49 (1960) de la Era Juche, el Dirigente Kim Jong Il realizó una visita de orientación a la División Guardia de Tanques 105 "Seúl" Ryu Kyong Su del Ejército Popular de Corea.
En esa ocasión, dio las instrucciones de formar a todos los militares como los fuertes en la ideología y convicción y listos en lo ideo-político y técnico-militar sosteniendo en alto la consigna "¡Defendamos a muerte al Comité Central del Partido encabezado por el estimado camarada Kim Il Sung!"
Desde aquel día se inició la enérgica guía del Dirigente para fortalecer el EPC como invencibles fuerzas armadas revolucionarias.
En enero de 1975 presentó el autóctono programa de construcción del ejército de formar a todos los militares como revolucionarios de tipo jucheano infinitamente fieles al partido y al líder y desarrollar la construcción y las actividades militares según la idea Juche y condujo sabiamente la labor para ese fin.
En aquellos días, el Dirigente inspeccionó los puestos militares en la primera línea del frente y en las islas apartadas y dirigió los ejercicios militares estando en los buques, aviones y tanques junto con los oficiales y soldados del EPC.
Cuando el pueblo coreano sufrió el gran duelo nacional y el mundo observaba la RPDC, el Dirigente visitó el Puesto de Pinos y declaró a todo el mundo la firme convicción y voluntad de llevar a feliz término con las fuerzas armadas la causa revolucionaria del Juche iniciada por el Presidente Kim Il Sung.
Presentó por primera vez en la historia del movimiento de la revolución mundial la idea de "ejército primero, clase obrera después" e hizo ingentes esfuerzos por fortalecer el EPC, grueso de la revolución coreana, como invencible ejército revolucionario del monte Paektu.
Inspeccionó a bordo de una pequeña lancha la unidad de defensa de la isla Cho y las unidades navales, a la madrugada del día siguiente, visitó la representación del EPC en Phanmunjom para infundir a los militares la firme fe en la victoria y la férrea conciencia clasista, y cruzó el abrupto monte Osong para ver a los militares.
Gracias a su probada y destacada orientación, el EPC se ha fortalecido como poderoso ejército armado con la idea Juche, la del Songun, con el sistema de mando militar del partido y las estrategias, tácticas y métodos de combate al estilo coreano y dotado de modernos medios de ataque y de defensa.
Se transmitirán eternamente en la historia de la patria las proezas patrióticas y abnegadas del Dirigente realizadas por el fortalecimiento del EPC en sus días de guía sobre la revolución mediante el Songun.

quarta-feira, 21 de agosto de 2013

Dirigente Kim Jong Il, 25 de agosto





Se trata de la fecha de relevancia para el pueblo coreano. El 25 agosto de 1960, Kim Jong Il, Dirigente de la República Popular Democrática de Corea, inició Songun (priorizar los asuntos militares).

La voluntad de Songun
Esta fecha Kim Jong Il realizó la visita de orientación a la División Guardia de Tanques 105 “Seúl” Ryu Kyong Su del Ejército Popular de Corea, que siendo la primera unidad de esta arma, en la pasada guerra coreana (1950-1953) había realizado extraordinarios méritos en frenar la invasión de Estados Unidos de América y Corea del Sur y liberar a Seúl y muchos combates. No era su simple visita a una unidad militar.
Se debería tener en consideración que esa era su primera visita de orientación al sector militar que hizo antes de que el 19 de junio de 1964 iniciara el trabajo en el Comité Central del Partido del Trabajo de Corea. Se trataba de la manifestación de su firme voluntad de recurrir al ejército para impulsar los procesos revolucionario y constructivo.
De ahí en adelante varios decenios no dejó de practicar Songun.

Songun más fomentada
Kim Jong Il fomentó más Songun a mediados de la década de 1990, cuando las fuerzas aliadas imperialistas, aprovechando el derrumbe del socialismo en varios países, concentraban toda su ofensiva contra Corea para estrangularla.
Sintetizó y sistematizó integralmente la idea Songun y definió Songun como la política fundamental del socialismo. Luego realiza sucesivas inspecciones a las unidades militares, concentra su mayor fuerza en el fortalecimiento de la potencial militar del país.
Esto no fue algo fácil que cualquiera pudiera hacer.
En su larga trayectoria de la dirección Songun había los rayos solares sofocantes, furiosa ventisca, fangos bajo chubascos, precipicios, chubasco, mar embravecido…
Desde el inicio de Songun hasta el último momento de su vida visitó a más de 5, 200 unidades militares, entre estas más de 2, 490 en el tiempo que va de 1995 a diciembre de 2011. Acudió más de 20 veces en la División Guardia de Tanques 105 “Seúl” Ryu Kyong Su, símbolo de Songun.
Songun fortaleció la fuerza militar de Corea en todos sus aspectos, desbarató la intentona de agresión de los imperialistas. Dicho en otra palabra, defendió fidedignamente el socialismo coreano.
Priorizar los asuntos militares no solo fue para fortalecer la fuerza militar del país.
Kim Jong Il enalteció al Ejército Popular como el pilar y la fuerza principal de la causa socialista, lo orientó a que abriera arremetedero de la construcción socialista en todos los sectores y logró que toda la sociedad aprendiera de su espíritu revolucionario que despliega. Gracias a su entusiasta dirección, Corea pudo superar pésimas vicisitudes y adversidades, preparando hasta el trampolín para la construcción de un Estado socialista, poderoso y próspero.

Fruto de Songun
Songun practicado por Kim Jong Il dio resultado verdaderamente admirable.
El Ejército Popular de Corea se ha hecho el ejército más fuerte en la ideología y convicción con el que ningún otro puede comparar y el invencible, preparado tanto para el ataque como para la defensa y provisto hasta de la fidedigna fuerza disuasiva de guerra. Todo el país se ha acondicionado como inexpugnable fortaleza. La industria de defensa nacional de Corea se ha desarrollado tanto que pueda producir cuanta cantidad de armas y equipamientos modernos que quiere.
La identificación del ejército y el pueblo en la ideología y el estilo de obras ha llegado al nivel superior, o sea la tradicional identidad militar-civil de Corea ha escalado un nivel más alto. Esta unidad del ejército y pueblo que comparten la misma ideología y el mismo destino con su Dirigente, siendo algo inquebrantable con ninguna arma nuclear, deviene el poderío exclusivo de Corea reconocido por la sociedad internacional.
También en la construcción de un Estado socialista, poderoso y próspero, se han logrado portentosos éxitos. En la industria mecánica tomaron firmemente el dominio mundial de la tecnología de control numérico por computación, lo cual impulsó con fuerza la introducción de la misma tecnología en todos los sectores de la economía. Corea, con la fuerza y tecnología autóctonas en 100 por ciento, salió victoriosa en el lanzamiento del satélite artificial y la prueba nuclear subterránea, ganando fama como potencia cósmica y nuclear reconocida por el mundo.
Todas las tierras cultivables del país fueron extendidas y estandarizadas y las obras de regadío por gravedad culminadas una y otra, haciendo posible imprimir un viraje trascendental a la producción cerealera. Por doquier se levantaron muchas construcciones modernas y las ciudades y aldeas rurales fueron remozadas a la altura del socialismo; se le abrió al pueblo la esplendida perspectiva de que disfrutara a sus anchas de la riqueza y prosperidad socialistas.
La asombrosa actualidad de Corea, país no grande, que se encara intrépido a la superpotencia imperialista y marcha con vigor hacia el enriquecimiento y la prosperidad es brillante resultado de Songun estrenado por Kim Jong Il.
De ahí que todos los años el pueblo coreano celebrara significativamente el 25 de agosto como un día que será inscrito eternamente en los anales de la historia de la patria.

sexta-feira, 16 de agosto de 2013

Paz es invariable ideal de política exterior de la RPDC, destaca Rodong Sinmun


Pyongyang, 16 de agosto (ACNC) -- En un artículo individual difundido este viernes, el diario Rodong Sinmun señala que la República Popular Democrática de Corea tiene la invariable posición de promover la paz de la Península Coreana y del Nordeste Asiático y además, la paz y la seguridad del mundo entero, y continúa:
A pesar de la situación muy tensa de la Península Coreana, se mantiene la paz gracias a la RPDC que practica en todo tiempo la política pacifista.
El pueblo coreano aprecia la paz más que nadie y la RPDC es el Estado pacifista que la toma como el ideal principal de su política exterior.
La política socialista de la RPDC es, en su esencia, la aspirante a la paz y la construcción de Estado próspero socialista por el pueblo coreano demanda el ambiente pacífico.
La RPDC vino esforzándose constantemente por cambiar el estado de armisticio de la Península Coreana por el de paz duradera. Pero, a pesar de los sinceros esfuerzos de la RPDC, no ha garantizado todavía en esta Península la paz duradera debido a la insincera actitud de EE.UU. sobre las iniciativas imparciales y justas de la primera.
En el nuevo siglo, EE.UU. negó la propuesta coreana de promover el debate de los países interesados del Acuerdo de Armisticio para declarar el fin de guerra y la de iniciar lo más pronto posible en este año del 60º aniversario del estallido de la guerra coreana, las conversaciones para sustituir el Acuerdo de Armisticio por el convenio de paz.
La negativa parte de la falta de voluntad de cambiar el estado de armisticio por paz duradera.
Si EE.UU. hubiera aceptado alguna de las propuestas justas de la RPDC, habría llegado ya la paz duradera a la Península Coreana.
En lo adelante, serán más firmes la posición y voluntad de la RPDC de defender hasta el final la estabilidad y paz de la Península Coreana y contribuir a la defensa de paz mundial.

Éxitos en construcción de potencia económica



Pyongyang, 16 de agosto (ACNC) -- En su mensaje de Año Nuevo, el Mariscal Kim Jong Un subrayó que la construcción de una potencia económica es la tarea más importante que se presenta en el cumplimiento de la causa de edificación de un Estado próspero socialista.
Para ponerla en práctica, los uniformados y civiles de la República Popular Democrática de Corea alcanzan grandes éxitos creando la "velocidad Masikryong" en todas las ramas de la construcción económica.
Ante todo, se consolida la base para el aumento de producción en la agricultura e industria ligera, objetos principales de la construcción de la potencia económica.
Terminó al cabo de 10 días la gran reparación del canal de riego Complejo Hidráulico del Mar Oeste-Sinchon-Kangryong y el otro Ongjin, y en el distrito de Pukchong de la provincia de Hamgyong del Sur se formaron más de mil hectáreas de huerto frutal.
Por el amor al pueblo de los Grandes Hombres del monte Paektu, se remodelaron magníficamente la Fábrica de Alimentos Básicos de Pyongyang y el proceso de producción de la Fábrica de Cuero Sintético de Phyongsong y se construyeron nuevamente la Fábrica de Vitamina C y el Centro de Investigación de Césped adscrito a la Academia Estatal de Ciencias, los cuales contribuyen mucho al mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo.
Numerosas unidades de las industrias básicas, o sea, los dominios principales de la economía nacional cumplieron los planes del primer semestre.
Más de 20 subtalleres y talleres del Complejo Minero de Komdok sobrecumplieron los planes anuales y los del primer semestre.
La Fábrica de Botellas de Vidrio de Wonsan, la Fábrica de Artículos Plásticos de Uso Diario de Ex Militares Minusvalidos de Wonsan, el Complejo de Minas de Musan, el Complejo de Máquinas de Minas de Carbón de Ranam y otras varias unidades cumplieron de antemano los planes del primer semestre con el fervor de aumento de producción.
Los obreros de la Salina de Wonsan aumentaron hasta finales de mayo más de dos veces la producción en comparación con el mismo período del año pasado.
También se avivan las llamas de la revolución industrial del nuevo siglo.
La décima presentación y exposición nacional de ciencia y tecnología de la rama de nano-tecnología, y la presentación nacional de ciencias y técnicas de la rama de informáticas y de minería, dedicada al 50º aniversario de la fundación de la Agencia Nacional de Informaciones Científicas y Técnicas, sirvieron de nuevo motivo para impulsar la combinación de ciencias y técnicas con la producción.
Gracias a los esfuerzos de los funcionarios y trabajadores de diversas localidades incorporados en la administración territorial masiva en la estación primaveral, se plantaron árboles en más de 140 mil hectáreas de tierra a escala nacional, se renovaron en lo tecnológico las carreteras de más de 590 km de largo y se realizó el arreglo fluvial de más de 2 mil cien kilómetros.
En vísperas del 60º aniversario de la victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, se levantaron el Museo Conmemorativo de la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, el Parque Deportivo del Pueblo de Rungna, la Escuela Internacional de Fútbol de Pyongyang y otros objetos arquitectónicos y se crea la nueva velocidad en los campos de construcción de la pista de esquí en el monte Masik, la roturación de meseta de Sepho, la ampliación de capacidad de la Granja Frutícola de Kosan y la obra de segunda etapa de la Central Hidroeléctrica de Huichon.
Se empeñan por crear la segunda y tercera "velocidad Masikryong" en los lugares de construcción de viviendas para científicos, el Hospital de Pediatría, el Hospital de Estomatología, el Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu y el Club de Equitación de Mirim.
Por tales esfuerzos de los militares y civiles coreanos, decididos a llevar a feliz término el proyecto del Mariscal en materia de la construcción de una potencia económica, se cambia día a día la fisonomía de la RPDC.

segunda-feira, 12 de agosto de 2013

TESTEMONIO DE LA HISTORIA



El 15 de agosto es el día de la liberación de Corea. Hace 68 años, el mismo día de 1945, el General Kim Il Sung, fundador de la Corea socialista y Presidente eterno de la República Popular Democrática de Corea, puso fin a la ocupación militar de Japón de varios decenios y realizó la causa de la liberación del país.
He aquí algunas atestaciones de la historia.

“Guerrilla de Kim Il Sung”
“Corea continuó con su propia fuerza la lucha contra los opresores. Hasta el agosto de 1945 en Corea la guerrilla actuó animadamente.” R. Malinovski, mariscal soviético.
“Nos acercamos a la ciudad cuando se oyeron disparos de ametralladoras y cañones. Las pequeñas plazoletas y las estrechas vías de la ciudad de Rajin (la actual Rason, una ciudad costera en el noreste de Corea) estaban repletos de camiones y carretas de enemigos. Nos dimos cuenta de que los guerrilleros coreanos, bloqueando a los militares japoneses las vías de retirada, no les dejaban salir de la ciudad. Los nipones, aprisionados entre nosotros y los guerrilleros, comenzaron a arrojar armas y rendirse. Divisamos a unas 100 personas armadas que se nos acercaban corriendo desde los arrabales. ‘Somos combatientes de la guerrilla de Kim Il Sung’, dijo así su comandante”. I. Urzumelasuwili, oficial soviético.

“Kim Il Sung, Jefe de la Independencia de Corea”
“Todavía recuerdo vívidamente el hecho de que un año antes de la derrota de Japón, cierto día las letras ´Kim Il Sung, Jefe de la independencia de Corea´, escritas en el techo de un camarote de la embarcación Shimonoseki-Pusan espantaron a las autoridades japonesas. El General Kim Il Sung fue, a la letra, Jefe de la independencia de Corea. A la edad escolar de poco más de 10 años emprendió la clandestinidad y ya en el tiempo en que Japón impulsaba a todo tren la preparación para agredir a Manchuria llamó la atención como figura que amenazaba la política de Japón sobre Asia, por razones de ser dirigente del movimiento estudiantil con extraordinaria facultad organizativa, tener ganado el apoyo de los amplios sectores demasiado temprano que de su edad, haber agrupado bajo su jurisdicción un sinnúmero de jóvenes y mantener la línea de enfrentarse con las armas a Japón para independizar a Corea, etc. Su facultad organizativa e idea de la lucha armada antijaponesa se vieron completamente realizadas, llegando al comienzo de la década de 1930 a fundar la Guerrilla Antijaponesa.” (Kagami Miyuki, oficial del destacamento policíaco fronterizo del “Manchukuo”)

Batalla de Pochonbo
“El 4 de junio de 1937 el General Kim Il Sung, al mando de la Guerrilla Antijaonesa, organizó la batalla de Pochonbo, lo cual ya es conocido ampliamente en el mundo. Entonces yo fungía como jefe de la policía de la estación policíaca de Hyesan (una ciudad fronteriza septentrional de Corea) y presencié el caso de Pochonbo. La hostilidad terminó en tiempo muy corto. Los habitantes de Pochonbo, hombres y mujeres, viejos y niños, acudieron todos en las calles, escucharon el discurso del General Kim Il Sung de la independencia del país y lanzaron vítores. De hecho, por aquel tiempo ni el gobierno general japonés de Corea ni la autoridad militar japonesa se imaginaban que la Guerrilla Antijaponesa al mando del General Kim Il Sung, se atrevería a infiltrar por la tan rigurosa línea de defensa fronteriza y asaltar a Pochonbo. La batalla propinó contundentes golpes político-militares al imperialismo japonés y le inculcó en el pueblo coreano la fe en la liberación.” (Yabuki Sanae, jefe de policía de la estación policíaca de Hyesan)

“Tropa punitiva” fenecida
“El General Kim Il Sung aplicó arte de magia, aturdiendo a los militares y policías japoneses. Estos y los manchúes quienes siempre estaban oprimidos por la guerrilla coreana tanto desde el punto de vista táctico como desde el de arte de guerra, cuya prueba es la extinción de la tropa de Maeda.” (Kato Toyotaka, estudiante de la Academia Policíaca Central de “Manchukuo”)
“La asombrosa noticia de la extirpación de la tropa de Maeda en la que me confiaba tanto, me puso estupefacto. El día siguiente fui presuroso al lugar de combate, donde dirigiendo la recolección de los cadáveres me quedé otra vez asombrado. Viendo el desfiladero extraño a donde el General Kim Il Sung atrajo a la tropa de Maeda e hizo descargarle concentradamente desde los tres lados, no pude menos de admirar su singular método de combate. Se trataba de una operación verdaderamente impecable. La tropa de Maeda, que tenía sobrenombre del “gran hombre” y “tigre furioso”, fue diezmada completamente sin hacer ningún contraataque. Recorriendo el lugar nosotros nos temblamos todos de terror.” (Unami Hikoiiro, jefe del batallón policíaco de “Manchukuo”)

“¡Viva el General Kim Il Sung!”
“Dicen que Pyongyang cuenta con una historia de cuatro milenios y su población llega a 400 mil, cifra que no es insignificante, pero ¿cuándo hubo un encuentro con tan gran número de personas?, ¿hubo acaso una reunión tan significante? –El particular motivo de esa significación histórica y la conmoción de los reunidos fue la presencia del General Kim Il Sung, gran patriota de Corea y héroe oriundo de Pyongyang, quien le dio a la población un emocionante saludo y ardiente estímulo. Una vez aparecida la figura gallarda del General Kim Il Sung, héroe al que admiraban y añoraban tanto los compatriotas coreanos, pareció que el lugar se estremecía por el calor de las entusiastas aclamaciones y casi todos los presentes rompieron en sollozos callados por la emoción incontenible.” (Pyongyang Minbo, un periódico de entonces)
“Una vez liberada Corea, todos, fueren hombres y mujeres, viejos y niños, dieron bienvenida al General Kim Il Sung, gritando a voz en cuello ¡Viva el General Kim Il Sung, Héroe de la nación!” (Feng Zhong Yun, comandante del ejército aliado antijaponés del noreste de China).

quarta-feira, 7 de agosto de 2013

Tiene lugar ceremonia de otorgamiento de Premio Kim Jong Il a presidente ecuatoguineano


Pyongyang, 7 de agosto (ACNC) - Tuvo lugar solemnemente el día 5 en el palacio presidencial el acto de otorgamiento del Premio Internacional Kim Jong Il al presidente de la República de Guinea Ecuatorial, Obiang Nguema Mbasogov.
En la ocasión estuvieron presentes el presidente de Guinea Ecuatorial, el segundo vicepremier encargado de Sociedad y Derechos Humanos, el ministro de Estado encargado de Enviados de la Presidencia, el ministro de Estado encargado de Relaciones Parlamentarias y Tema Legal de la Presidencia, el ministro de Estado encargado de Oficina de Asuntos Civiles de la Presidencia, los ministros del gobierno, los asesores encargados de distintas ramas de la Presidencia, las personalidades de alto rango y las de las instituciones de prensa e información, Johnny Hon, director del Consejo del Premio Internacional Kim Jong Il, y su comitiva.
Además participaron la delegación del partido y gobierno de la RPDC encabezada por Kim Ki Nam, miembro del Buró Político y secretario del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, el embajador y otros miembros de la sede diplomática coreana en Guinea Ecuatorial.
Johnny Hon dio lectura a la resolución del consejo arriba mencionado de otorgar el Premio Internacional Kim Jong Il al presidente ecuatoguineano y al contenido de diploma y entregó a éste el diploma, la copa y la medalla de oro.
A continuación, Johnny Hon y Kim Ki Nam pronunciaron las palabras de felicitación, seguidas del discurso de respuesta del mandatario africano.
Él dijo sentirse agradecido del envío a su país de la delegación del partido y gobierno de Corea para felicitar el recibimiento del premio.
Subrayó que aprovechando esa oportunidad, volvió a expresar profundo agradecimiento al pueblo coreano que envió el apoyo y solidaridad al pueblo de Guinea Ecuatorial.
Expresó la convicción de que en el futuro también, se ampliarán y se fortalecerán las relaciones de amistad entre los dos países.

Rodong Sinmun reitera posición de lograr reunificación con fuerzas propias de nación coreana



Pyongyang(ACNC) -- En un artículo individual difundido este martes, el diario Rodong Sinmun señala que la reunificación de la patria debe ser lograda de modo independiente con las fuerzas unidas de los connacionales rechazando la intervención e impedimento de las fuerzas extranjeras, y continúa:
EE.UU. intenta la ocupación militar perpetua del Sur de Corea para controlar a las potencias regionales del Nordeste Asiático y realizar su estrategia de dominio. Por esta razón, desea que los coreanos se enfrenten de continuo entre sí separados en el Norte y el Sur.
Aunque EE.UU. actúa como si deseara el mejoramiento de relaciones íntercoreanas, controla por detrás a los gobernantes surcoreanos para realizar sus intereses agresivos y obstaculiza la reconciliación, la unidad y la reunificación independiente del Norte y el Sur de Corea con sus injustos actos de intervención.
El problema de reunificación de la patria es asunto interno de la nación coreana y ésta es la autora que debe resolverlo.
La realidad conmovedora de la época del 15 de Junio por la reunificación prueba claramente cuando la nación coreana avance bajo la bandera de "Entre nosotros, los connacionales", puede resolver cualquier problema presentado en las relaciones íntercoreanas y lograr sin falta la reunificación independiente y pacífica de la patria.
Las autoridades surcoreanas conspiran con las fuerzas extranjeras desconfiando a la parte connacional, que se esfuerza por forjar el destino nacional de manera independiente, lo cual deviene grave escollo para la mejora de relaciones íntercoreanas.
Dar prioridad e importancia a la nación y la unidad nacional son expresiones del ideal "Entre nosotros, los connacionales".
Esto debe ser el modo de pensar y el espíritu de lucha de la nación coreana por la reunificación independiente.
No se debe permitir la intervención de las fuerzas extranjeras que obstaculiza la mejora de las relaciones íntercoreanas y la reunificación de la patria y las acciones de guerra agresiva de ellas que agravan la tensión de la Península Coreana.
Nadie puede impedir la lucha patriótica de todos los connacionales en el Norte y el Sur de Corea y en ultramar por mejorar las relaciones N-S y lograr a toda costa la reunificación independiente, la paz y la prosperidad en virtud del ideal "Entre nosotros, los connacionales".