quinta-feira, 12 de novembro de 2015

ACNC demanda a EE.UU. tomar decisión de concertar el convenio de paz con RPDC


Pyongyang, 11 de noviembre (ACNC) -- Ya pasaron no pocos días desde cuando la República Popular Democrática de Corea propuso a Estados Unidos sustituir el Acuerdo de Armisticio por el convenio de paz.

La sociedad internacional vino observando la actitud de EE.UU. sobre esta propuesta racional y justa por la preservación de paz de la Península Coreana.

Pero, el imperio elude todavía la respuesta presentando las insistencias injustas.

Esto refleja la actitud de la actual administración norteamericana sobre la preservación de la paz de la Península Coreana.

Hoy día, la concertación del convenio de paz en la Península Coreana es más inminente para la paz de la región.

Debido a las maniobras hostiles a la RPDC de EE.UU., en la Península Coreana perdura la situación inestable que no es la guerra ni la paz y puede estallar una guerra en cualquier momento.
La situación tirante en la Península Coreana, enclavada en el Nordeste Asiático donde están más complicados en lo geopolítico los intereses de las potencias, puede acarrear una guerra en cualquier momento y se extenderá a la guerra nuclear mundial.

El remedio para prevenirlo es anular cuanto antes el Acuerdo de Armisticio y concertar el convenio de paz entre la RPDC y EE.UU. y establecer el sistema de paz duradera en la Península Coreana.
La insistencia de EE.UU. en la desnuclearización despierta la atención de la opinión pública mundial.
Alexandr Zhebin, director del Centro de Estudio de Corea del Instituto del Extremo Oriente de la Academia de Rusia, dijo que EE.UU. no desea la firma del convenio de paz con el Norte de Corea, porque la reconciliación con la RPDC contraviene a la política norteamericana sobre el Nordeste Asiático.
Reveló que EE.UU. no se entrega a resolver el problema nuclear de la RPDC a fin de justificar el establecimiento del sistema de defensa antimisil bajo el pretexto de la amenaza de la RPDC.

Continuó que EE.UU. puede justificar la presencia de sus tropas en las zonas fronterizas de Rusia y China sólo cuando define al Norte de Corea como "mal" en la región de Asia-Pacífico.
Aseveró que el imperio pretende utilizar ambas partes coreanas como sus fichas en la región de Asia-Pacífico, o sea, Asia oriental importante en lo geopolítico.

El mundo tiene el sano juicio.

En el tiempo pasado, EE.UU. habló mucho más que nadie de la paz de la Península Coreana y de la región.

Si el imperio desea de veras la paz y la estabilidad de esta península asiática y la región, no tendrá ninguna razón de no poder aceptar la propuesta de la RPDC de concertar el convenio de paz.
Con la firma del convenio de paz EE.UU. debe demostrar a la sociedad internacional su voluntad de resolver el problema de la Península Coreana y asegurar la paz de la región.
La sustitución del Acuerdo de Armisticio por el convenio de paz es el único remedio para resolver todos los problemas y asegurar la paz duradera y la estabilidad de la Península Coreana.
EE.UU. debe garantizar la paz de la Península Coreana al tomar la decisión política de respetar la soberanía de la RPDC y acabar con las relaciones hostiles con ella.
.............................................................................................


Rodong Sinmun critica posición de EE.UU. de no firmar convenio de paz

Pyongyang, 7 de noviembre (ACNC) -- Estados Unidos niega la propuesta de la República Popular Democrática de Corea de sustituir el acuerdo de armisticio por el convenio de paz, insistiendo en que el problema de paz y seguridad de la Península Coreana será solucionado cuando la RPDC renuncie primero sus armas nucleares, lo cual es una sofistería tan absurda.
Así subraya el diario Rodong Sinmun en un artículo individual divulgado el día 7 y continúa:
En la Península Coreana existe el estado inestable, o sea, no guerra ni paz, debido a la política hostil de EE.UU. a la RPDC y las maniobras de destrucción de la paz.

EE.UU. cuestiona de tal o cual manera el disuasivo nuclear de la RPDC que previene la guerra en la Península Coreana y preserva la paz de la región.

Todas las cosas van por turno.

Para prevenir la guerra y preservar la paz en la Península Coreana, es preciso eliminar lo más pronto posible el estado inestable de armisticio entre la RPDC y EE.UU. y establecer el sistema de la paz duradera, lo que es la tarea inminente y el requisito primordial y también es la única manera para la paz en la Península Coreana.

En el estado beligerante nunca puede confiar una parte en su contraparte.

La actual insistencia de EE.UU. demuestra claramente su intención de acabar con la RPDC al tomarla como invariable beligerancia y enemigo.

Pero, EE.UU. equivoca grandemente. Cuanto más el imperio posponga la concertación del convenio de la paz, tanto más fortalecerá la RPDC su disuasivo nuclear.

EE.UU. debe distinguir correctamente cuál es lo primordial y aceptar la propuesta de la RPDC de firmar el convenio de la paz.