quinta-feira, 25 de junho de 2015

CDN condena intento de EE.UU. de provocar segunda guerra coreana


Pyongyang (ACNC) -- Con motivo del 65º aniversario del estallido de la pasada guerra coreana (1950-1953) desatada por los imperialistas norteamericanos, el Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 25 una declaración.

Aunque cambiaron las generaciones y la naturaleza, la Península Coreana se encuentra en la situación inestable que no es la guerra ni la paz debido a la escalada de acciones de guerra de los imperialistas norteamericanos gangsteriles, señala el documento y prosigue:
Ya desde la década de los 50 del siglo pasado cuando se comenzaba la guerra fría, EE.UU. fijó a la recién fundada República Popular Democrática de Corea como blanco A según el "plan de guerra A, B, C", trazado a puertas cerradas. Y provocó la guerra de agresión anti-RPDC con el fin de eliminarla en su cuna y extender sus tentáculos de agresión al continente chino y a los vastos territorios de la ex Unión Soviética, determinados como blancos B y C.
Esta ambición de EE.UU. vagabundea hasta hoy en la Península Coreana como fantasma de agresión y guerra, o sea, como la política de hostilidad y las provocaciones bélicas anti-RPDC y la formación del cerco estratégico sobre el continente asiático.
Ahora pasa el límite el complot de EE.UU. de aislar y aplastar en lo político a la RPDC.
Lejos de sacar la lección en su derrota sufrida en la pasada guerra coreana, desatada el 25 de junio de 1950, el imperio norteamericano intensifica incesantemente el nivel de aislamiento, bloqueo y aplastamiento anti-RPDC con el designio de provocar la segunda guerra coreana.
Con respecto a que llegan a la etapa insoslayable las maniobras de los imperialistas norteamericanos, el Comité de Defensa Nacional de la RPDC declara como lo siguiente:
Anunciamos a todo el mundo que entra en una nueva etapa elevada la lucha antiyanqui de nuestro ejército y pueblo por frustrar la política de hostilidad a la RPDC de los imperialistas norteamericanos gangsteriles y sus maniobras de aislamiento y aplastamiento sin precedentes.
La pasada guerra coreana revela a todo el mundo la barbaridad del imperialismo norteamericano y explota la cólera arraigada de nuestro ejército y pueblo.
Los problemático es que EE.UU. se desespera por repetir la historia criminal del siglo pasado con la provocación de la segunda guerra coreana, en lugar de pedir perdón por sus tremendos crímenes ya cometidos.
El imperio prepara la guerra nuclear y hasta la guerra bacteriológica moderna para exterminar a la nación coreana.
La nueva etapa de la lucha antiyanqui se extenderá a la justa confrontación dar el punto final a la historia de enfrentamiento RPDC-EE.UU.
Aunque sea tarde, EE.UU. debe rendirse ante la historia y el pueblo coreano abandonando la política hostil a la RPDC, nunca realizable con el paso de mucho tiempo.
Nuestro ejército y pueblo no son apátridas de ayer en que sufrían martirios nacionales por las fuerzas extranjeras por no tener armas.
EE.UU. debe actuar con prudencia viendo claramente la realidad.
Le sería un proceder clarividente renunciar sin demora la política hostil a la RPDC que es imposible de realizar aunque pase mucho tiempo.
Al mismo tiempo, debe abandonar el plan de guerra de agresión y el alboroto de guerra nuclear en la tierra, el mar y el aire.
Aunque sea ahora, debe reflexionar con serenidad sobre la consecuencia de su política hostil a la RPDC.
No debe despreciar nuestra advertencia de que estamos listos para la guerra convencional, la nuclear y la cibernética.
EE.UU. no tiene otro remedio más que pedir perdón y rendirse ante el ejército y pueblo coreanos.
Exhortamos al mundo a levantarse en el enfrentamiento antiyanqui mundial para desmembrar al bandidesco imperialismo norteamericano.
EE.UU. es el caudillo de agresión y guerra y de provocación y destrucción.
Ahora no se debe temer la fanfarronería de EE.UU. ni unir las voces con sus injustas sofisterías gangsteriles ni incorporarse a sus actos de destrucción y perturbación.
Todos los que desean de veras la paz del mundo y la estabilidad de la región deben salvar cuanto antes las masacres, los conflictos y las guerras que se comenten en nuestro planeta por las bestias yanquis.
Asia, África, el Medio Oriente y Europa deben cortar el brazo derecho, el izquierdo, el tobillo y el cuello de EE.UU.
Todo el mundo debe unir las fuerzas para descuartizar a EE.UU., tigre de papel.
Todas las personas que desean la paz duradera, el fomento del bienestar de la humanidad y la eterna seguridad de los descendientes deben levantarse en la lucha antiyanqui.
La RPDC estará para siempre al frente de la lucha antiyanqui mundial para defender el mundo pacífico y la vida auténtica de los seres humanos.

quarta-feira, 24 de junho de 2015

Verdad del estallido de la guerra coreana


Transcurrieron más de 60 años desde el inicio de la guerra coreana (1950-1953).

Durante este tiempo Estados Unidos ha tergiversado la verdad del estallido del conflicto, es decir ha insistido en que la contienda fue motivada por la “invasión” del Norte al territorio del Sur de Corea.

Pues bien, ¿qué es la verdad del estallido de la guerra coreana?

El estacionamiento en Corea del Sur de las tropas estadounidenses implicaba la guerra coreana
Estados Unidos, al mismo tiempo que la finalización de la Segunda Guerra Mundial en el año de 1945, ideó fijar el paralelo 38 como la línea que dividiera a Corea en el Norte y el Sur y pretextando “desarmar” al ejército japonés, hizo entrar aquí sus huestes puestas de casco de “libertador”, lo cual fue su determinación política y estratégica tomada en aquel tiempo cuando las tropas soviéticas movilizadas en la guerra contra Japón estaban avanzadas hasta el paralelo 37 para hacerles imposible ocupar toda la Península Coreana.
Si el imperio había procurado ocupar a toda costa aun la mitad del territorio coreano siquiera, fue para aprovecharla en el futuro como trampolín para la conquista del continente.
Mark Gayn, el entonces periodista estadounidense, dijo: “No éramos libertadores. …Desde los primeros días del desembarco, nos portamos como enemigos de los coreanos.”
En Historia moderna de América, el libro estadounidense, se lee: “En realidad, la guerra de Wall Street contra Corea se inició en el momento en que sus generales ponían pies en el Sur de este país, o sea, en septiembre de 1945.”
Si las tropas norteamericanas no se hubieran estacionado en el Sur de Corea, tampoco se hubiera estallado, claro, la guerra coreana.

Preparación militar para la guerra coreana
Estados Unidos, con el propósito de tener 10 veces más fuerzas armadas que Corea del Norte, organizó y aumentó el ejército surcoreano, lo entrenó a su manera y tuvo la prerrogativa de él.
Desde 1945 hasta 1949 ofreció a Corea del Sur la ayuda militar por valor de más de 1 000 millones de dólares. Impuso al ejército surcoreano acelerar los preparativos para el combate y a la par de esto, emplazó a lo largo del paralelo 38 grandes cantidades de las fuerzas armadas, construyó o amplió carreteras de uso militar y preparó en gran medida las posiciones, convirtiendo, al pie de la letra, a Corea del Sur en una gran base militar.
En julio de 1950 Life, revista estadounidense comentó: “Con respecto al inicio de la guerra, en nuestra historia no hubo tiempo como esta vez cuando estuvimos plenamente preparados para la guerra”.
En ¿Quién es el provocador de la guerra coreana?, libro estadounidense, se lee: “Los preparativos para el asalto a Corea del Norte se concluyeron en mayo de 1950”.


Provocaciones armadas en el paralelo 38, preludio de la guerra coreana
Según Sociedad e ideología”, revista surcoreana (junio de 1990), durante 3 años y medio desde 1947 hasta las vísperas del estallido de la guerra en junio de 1950, hubo más de 5 150 provocaciones armadas del ejército surcoreano contra Corea del Norte.
El organizador y director de dichas provocaciones armadas fue Estados Unidos, quien a través de aquellas pretendió alcanzar siguiente objetivo: extenderlas para desatar una guerra contra el Norte y de no lograrlo, ocupar regiones estratégicamente favorables a preparar óptimas condiciones para la posterior invasión armada. Por otra parte, pensó juzgar la capacidad de combate real del ejército surcoreano e impulsar más la preparación para la guerra.
Las provocaciones armadas efectuadas a partir de este objetivo en 1949 y la primera mitad de 1950, tanto en su envergadura como en su número, recordaron a los testigos una guerra total.
En el libro estadounidense Guerra coreana; pregunta sin respuesta se lee:
“La guerra coreana no fue resultado del choque improvisado a la madrugada del 25 de junio de 1950. Antes del desencadenamiento de la guerra, durante varios años entre ambas partes de la Península siguió el choque, que en el año de 1949 se hizo más violento por la imposición de Seúl. Algunos especialistas en el problema coreano consideran que en realidad la guerra se inició ese año”.

Así se estalló la guerra coreana
Estados Unidos que había concluido definitivamente la preparación para la guerra, emprendió la ejecución de esta.
El presidente Truman, con miras a inspeccionar sobre el terreno la preparación para la guerra contra Corea del Norte, determinar e impartir la orden de iniciar la guerra, envió a Johnson, ministro de Defensa y Bradley, presidente del Mando Conjunto de Jefes de Estado Mayor a la comandancia de Douglas MacArthur en Tokio y a Dulles como su enviado especial a Corea del Sur.
Dulles llegó en junio de 1950 a Corea del Sur, fue hasta el paralelo 38, examinó definitivamente la preparación para el asalto y dijo a Syngman Rhee:
“Esta vez he venido aquí, Corea del Sur, con la orden del presidente Truman, de ver con mis propios ojos la preparación para la guerra y de no haber defecto, iniciar de inmediato el avance hacia el Norte. Dada la preparación, no hay necesidad de aplazarlo ni por un día.”
Cumplimentando la orden No. 29 de Truman y bajo el mando de los asesores militares norteamericanos, el ejército surcoreano por fin comenzó el 25 de junio de 1950, al alba, el total asalto armado a la República Popular Democrática de Corea.
Roberts, el entonces jefe de la delegación de los asesores militares estadounidenses, dijo:
“¿Por qué optamos por el día 25? He aquí nuestra precavida intención. El 25 es domingo. Para Estados Unidos y Surcorea, países cristianos, el domingo es día de descanso. Quizá nadie crea que el domingo iniciamos la guerra. Dicho en otras palabras, es para hacerles creer a las personas que no fuimos primeros en desencadenar la guerra”.

quinta-feira, 18 de junho de 2015

Camarada Kim Jong Il, eterno Dirigente del Partido del Trabajo de Corea


Desde el inicio de su trabajo el camarada Kim Jong Il, eterno Secretario General del Partido del Trabajo de Corea en el Comité Central del Partido llega 51 años.

El Partido del Trabajo de Corea tiene como su eterno Secretario General al camarada Kim Jong Il que falleció inesperadamente en diciembre de 2011, lo cual no es algo simbólico en modo alguno.
La ideología y el lineamiento del camarada Kim Jong Il le sirven al Partido del Trabajo de Corea de sempiterna guía directriz.
Desde que iniciara su trabajo el 19 de junio de 1964 en el Comité Central del Partido se empeñó para profundizar y enriquecer de acuerdo con la exigencia de la época y la revolución en desarrollo la idea Juche del camarada Kim Il Sung, fundador de la Corea socialista.
Precisó esta idea rectora del Partido como la integridad de la idea, teoría y metodología del Juche, haciendo gran contribución al campo de la ideología y teoría del Partido
La comunidad internacional califica de eminente y gran hombre a camarada Kim Jong Il, Diregente de la República Popular Democrática de Corea.
Camarada Kim Jong Il fue destacado ideólogo y teórico.
Formuló la ideoligía revolucionaria del Presidente Kim Il Sung, fundador de Corea Socialista, como la integridad de las originales ideas, teorías y metodología.
Su obra Sobre la idea Juche, la consideran un sinnúmero de partidarios de su ideología, la Juche, en el mundo, como un documento que leer necesariamente.
Enriqueció y desarrolló constantemente con algo nuevo ideo-teórico la ideología Juche a la altura de la exigencia de la época y la revolución en desarrollo.
Presentó original filosofía de la revolución, teoría de transformar a toda la sociedad según los postulados de la ideología Juche, la de la continuidad de la causa revolucionaria, la del socialismo centrado en las masas populares, las de construcción del partido y las fuerzas armadas revolucionarias, etc., las cuales abarcan tanto las estrategias para preservar la independencia y soberanía nacionales y llevar adelante y culminar la causa socialista como todos los campos de la vida social: la política, la economía, la milicia, la literatura, el arte, las ciencias y la enseñanza.
Aunque estaba atareado en orientar al país, al pueblo, dio aclaraciones integras y globales a los problemas teórico-prácticos que requerían la época y la realidad.
Aunque tiempo cuando con el desplome del socialismo en los países europeos orientales, el ideal de lo mismo se veía ofendido, publicó trabajos como lecciones históricas de la construcción socialista y la línea general de nuestro Partido, la fiamación del socialismo no será tolerada y el socialismo es ciencia, alentando y estimulando grandemente a los pueblos progresistas del mundo y propinando contundentes golpes a los imperialistas y renegados del socialismo.
De sus actividades ideo-teóricas lo de especial importancia es que profundizó y desarrolló la idea de Songun (dar prioridad a los asuntos militares), emanada de la ideología Juche.
Al hacerlo a la altura de la nueva época, al definirlo como la política fundamental del socialismo, preparó la firme garantía ideo-teórica que permitiera que la causa socialista avanzara siempre victoriosa por encima de rigurosidad de circunstancias y condiciones.

El camarada Kim Jong Il fue gigante en la dirección.
Logró la unidad monolítica de toda la sociedad, nunca conocida en la historia de la política mundial.
Identificó plenamente a todos los miembros de la sociedad con la ideología Juche y practicó políticas de virtudes y de magnanimidad, haciendo de la tradicional unidad de la sociedad coreana la ideo-volitiva y la ética y de obligación moral.
Recurrió al método de anteponer con toda seguridad la formación ideologíca a las demás tareas y despertar ideológicamente a las personas para hacer cualquier cosa.
Lanzando exhortativas consigunas que conmueve a las personas, anima a los militares y otros sectores del pueblo, y logrando desenvolver con fuerza varios tipos de movimiento masivo, pone en pleno despliegue la inagotable iniciativa creadora de las masas populares.
En el siglo pasado Corea construyó el Complejo Hdráulico del Mar Oeste con presa de 8 kilómetros y defendió firmemente el socialismo aun enfrentándose al extremado bloqueo y sanciones económicos de las fuerzas imperialistas aliadas y las devastadoras calamidades naturales, lo cual se debe al camarada Kim Jong Il que consideró importante el poderío de la ideología y lo puso de pleno manifiesto. He aquí también la clave que permitió terminar en los últimos tres años en Corea la construcción de la Central Hidroeléctrica de huichon, de gran dimensión, que requiere 10 años.
A través de la ininterrumpida visita de trabajo, siempre se reunió con las personas y compartió el mismo destino, convocandolas enérgicamente a la realización de la causa socialista.
Habiendo empezado la dirección sobre la revolución mediante Songun por la visita de orientación, el 25 de agosto de 1960, a una unidad del Ejército Popular de Corea, no se dejó de encontrar a los militares y civiles los domingos, las fiestas e incluso sus aniversarios.
Su extraordinaria capacidad de mando y apasionada dirección lograrón que Corea se hiciera un poderoso país ideo-político y militar y hoy registre cada día maravillosa en la construcción económica.
El camarada Kim Jong Il fue el grande en la política de independencia.
Según su idea e iniciativa, fue publicada en nombre de decenas de partidos políticos aspirantes al socialismo, a finales del siglo pasado cuando el socialismo se derrumbó en varios países, una declaración, la de Pyongyang, Defendamos y hagamos avanzar la causa socialista, la cual desempeñó un gran papel en prevenir el estancamiento del movimiento socialista e imprimirle un nuevo auge en el mundo.
El socialismo, lejos de ser extinguido tal como los imperialistas cacareaban, fue propagado hasta por varios países de América Latina calificada de traspatio de Estados Unidos.
Es demasiado natural que el pueblo coreano lo tiene como su gran padre, como su eterno Dirigente.
Hoy, el camarada Kim Jong Uu, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea dirige sabiamente la lucha del Partido del Trabajo de Corea y el Ejércio y el pueblo por la construcción de un país socialista, poderoso y próspero, y la reunificación del País.
El camarada Kim Jong Il vive siempre junto con el invencible Partido del Trabajo de Corea encabezado por el camarada Kim Jong Uu.

terça-feira, 16 de junho de 2015

Comité Conjunto Nacional para Ejecución de Declaración Conjunta de 15 de Junio llama a toda nación


Pyongyang (ACNC) -- El Comité Conjunto Nacional para la Ejecución de la Declaración Conjunta del 15 de Junio publicó el día 14 un llamamiento a todos los coreanos en el Norte, el Sur y en ultramar con la decisión de eliminar todos los obstáculos en el camino de la reunificación y abrir sin falta la segunda época de reunificación independiente del 15 de junio, con motivo del 70º aniversario de la liberación de Corea.

El documento subraya que la aprobación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio fue un acontecimiento que prometió ante toda nación y el mundo acabar con la hostilidad y la confrontación entre el Norte y el Sur y resolver de manera independiente el problema de reunificación del país con la fuerzas unidas de la nación coreana y que cambió totalmente las relaciones íntercoreanas en las de reconciliación, la cooperación, la paz, la reunificación y la prosperidad común.
Sin embargo, se niega abiertamente el espíritu de las declaraciones conjuntas Norte-Sur y se interrumpieron hasta los contactos y viajes entre las entidades civiles, al contrario de la aspiración de toda nación a la reconciliación y la unidad nacionales, apunta.
La realidad en que se fracasó el acto conjunto nacional por el 15º aniversario de la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio hace más firme la voluntad de toda la nación de abrir con las fuerzas unidas la brecha de la paz y la reunificación, señala la nota y continúa:
¡Resolvamos de manera independiente el problema de reunificación del país con las fuerzas unidas de la nación coreana, según la Declaración Conjunta Norte-Sur!
¡Reanudemos y activemos más todos los movimientos por la ejecución de la declaración que se realizaba en la época del 15 de junio!
¡Activemos el viaje, el contacto, la cooperación y el encuentro de reunificación de todos los estratos, según el espíritu de las declaraciones Norte-Sur para ligar de nuevo el lazo y el vaso sanguíneo de la nación!
¡Luchemos rotundamente contra cualquier intención de violar la dignidad y la soberanía de la nación, negar la historia de la agresión y saquear nuestro sagrado territorio!
¡Levantémonos unánimemente en el movimiento por la paz anti-guerra para detener todo tipo de los actos hostiles, los ejercicios conjuntos militares y las maniobras imprudentes de aumento de las fuerzas armadas que agravan la tensión militar y acarrean el peligro de guerra en la Península Coreana!
¡Vamos juntos toda la nación en el Norte, Sur y ultramar al superar la diferencia de grupo, dependencia e ideal en el principio de priorizar la demanda y el interés comunes de la nación y anteponer la gran obligación nacional!
¡Elevemos más el papel orientador del Comité Conjunto Nacional para la Ejecución de la Declaración Conjunta del 15 de Junio, organización de solidaridad del movimiento pannacional por la reunificación, para realizar la gran unidad de la nación!
¡Despleguemos activamente variados contactos, intercambios y encuentros de reunificación de varios estratos en el "periodo de movimiento conjunto 15 de junio-15 de agosto" para impulsar la reconciliación, la unidad y la reunificación de la nación y abrir la segunda época de reunificación de 15 de junio, según el acuerdo del Norte, el Sur y ultramar!
¡Escribamos nueva historia de las relaciones íntercoreanas y abramos sin falta el ancho camino para la reunificación independiente en este año significativo del 15º aniversario de la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio y el 70º aniversario de la liberación de la patria, al manifestar plenamente la firme voluntad por la reunificación y el entusiasmo patriótico de toda la nación en el interior y exterior del país!

Gobierno de RPDC llama a abrir coyuntura de viraje de desarrollo de relaciones N-S


Pyongyang (ACNC) -- Con motivo del 15º aniversario de la Cumbre Norte-Sur celebrada por primera vez en la historia de la división nacional y de la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio, el gobierno de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 15 una declaración.

La nota señala que el Dirigente Kim Jong Il preparó la Cumbre Norte-Sur en Pyongyang, en acato al noble propósito del Presidente Kim Il Sung quien dedicó toda la vida por la reunificación de la patria, y aprobó y publicó la Declaración Conjunta del 15 de Junio, lo cual fue un acontecimiento histórico que trajo el cambio trascendental en la mejora de las relaciones entre ambas partes coreanas y en el cumplimiento de la causa de reunificación de la patria.
La publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio permitió a ambas partes coreanas acoger una nueva era para eliminar la desconfianza y confrontación perduradas durante más de medio siglo y dirigirse a la reconciliación, la unidad y la reunificación con las fuerzas unidas nacionales, subraya y continúa:
Si las relaciones íntercoreanas hubieran marchado ininterrumpidamente de acuerdo con la Declaración Conjunta del 15 de Junio, se habrían alcanzado relevantes cambios y éxitos en la solución del problema de reunificación, anhelo nacional.
Pero, debido a las maniobras de la banda conservadora surcoreana de Lee Myung Bak, que negó totalmente las declaraciones conjuntas Norte-Sur, las relaciones íntercoreanas retrocedieron a la era de confrontación del pasado y se encuentran hoy en el dilema sin salida.
Con la voluntad de salvar las relaciones íntercoreanas en la grave crisis y abrir la coyuntura de viraje de reconciliación y unidad nacionales, el gobierno de la RPDC aclara bajo la autorización las siguientes posiciones:
1. Deben tener la firme posición de resolver el problema de las relaciones Norte-Sur y la reunificación del país de manera independiente con las fuerzas unidas nacionales.
Esto es el espíritu fundamental de la Declaración Conjunta del 15 de Junio.
Ambas partes coreanas deben resolver con el fuerte espíritu nacional y conforme a los intereses y la aspiración de la nación todos los problemas que se presentan en la mejora de las relaciones íntercoreanas y en la solución del problema de reunificación.
Las autoridades surcoreanas no deben recurrir a la "cooperación internacional", que entrega a las fuerzas extranjeras el problema nacional y daña a la parte connacional bajo el amparo de las fuerzas foráneas, sino resolver el problema de las relaciones íntercoreanas y la reunificación bajo el ideal de "Entre nosotros, los connacionales".
2. No deben perseguir la "unificación mediante la fusión de regímenes" que causa la desconfianza y enfrentamiento entre ambas partes coreanas.
Dado que en el Norte y el Sur de Corea existen diferentes ideas y regímenes durante 70 años, la unificación según el único sistema no traerá nada más que la confrontación y la guerra.
En la Declaración Conjunta del 15 de Junio, ambas partes coreanas ya habían acordado hacer esfuerzos por la reunificación reconociendo que revisten la característica común el proyecto de la parte Norte sobre el sistema federal en etapa baja y la propuesta de la parte Sur sobre el sistema confederal.
Las autoridades surcoreanas deben conocer claramente que el remedio más racional y realista para la reunificación es lograr la coexistencia y coprosperidad de ambas partes coreanas por encima de las diferencias de las ideologías y regímenes.
3. Deben parar los ejercicios de guerra anti-RPDC en confabulación con EE.UU.
Al desarrollar incesantemente los simulacros conjuntos Key Resolve, Foal Eagle y otros ejercicios bélicos anti-RPDC en contubernio con EE.UU., las autoridades surcoreanas congelaron el fervor de la nación por la reunificación y perdieron buenas oportunidades para la mejora de las relaciones íntercoreanas.
Mientras continúen tales provocaciones y amenaza militares, no se mejorarán nunca los vínculos Norte-Sur ni se liberará la Península Coreana del peligro de la guerra nuclear.
Las autoridades surcoreanas no deben entregar la vida y la seguridad de la nación a los invasores actuando como brigada de choque para el cumplimiento de la estrategia hegemónica de EE.UU. sobre la región de Asia-Pacífico.
No tienen la necesidad de sentir la inquietud por el disuasivo de autodefensa nacional de la parte connacional que sirve para defender la dignidad y estabilidad nacionales y la paz de la nación y no deben calumniarlo nunca más.
Deben dejar todos los ejercicios militares de carácter agresivo junto con EE.UU. y dirigirse a defender la paz y la estabilidad de la Península Coreana con las fuerzas unidas nacionales.
4. Deben preparar el ambiente favorable a la mejora de las relaciones íntercoreanas.
La calumnia es un veneno que fomenta la desconfianza y la cólera a la parte connacional y puede extenderse al choque físico y a la guerra.
Las autoridades surcoreanas deben parar todas las provocaciones que insultan y denigran a la RPDC, sin decir de boca la "confianza" y la "mejora de las relaciones bilaterales".
Deben cancelar con audacia los aparatos jurídicos e institucionales que impiden los contactos, las visitas, el intercambio y la cooperación entre ambas partes y crear el ambiente favorable a la mejora de las relaciones íntercoreanas
5. Deben tomar las medidas prácticas para ejecutar las históricas declaraciones conjuntas Norte-Sur.
La Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre son acuerdos preciosos preparados en la Cumbre Norte-Sur para el desarrollo de las relaciones íntercoreanas y la coprosperidad nacional y son promesas de las autoridades Norte-Sur dadas ante la nación.
Si se niegan las declaraciones conjuntas Norte-Sur y se suspende su ejecución por el cambio del "poder", no se resolverá ningún problema en las relaciones íntercoreanas.
Las autoridades surcoreanas no deben decir sólo con palabra que respetan la Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Junio sino mostrar su voluntad con las acciones prácticas.
Deben tener presente que ellas mismas están en el dilema de mejorar las relaciones íntercoreanas o enfrentarse con la RPDC y sufrir el fin trágico como sus antecesores.
Es invariable nuestra posición de lograr el gran cambio en las relaciones Norte-Sur y abrir el ancho camino para la reunificación independiente.

sexta-feira, 12 de junho de 2015

“Entre nosotros, los connacionales”


En junio de 2000 en Pyongyang de la República Popular Democrática de Corea se publicó la Declaración Conjunta Norte-Sur del 15 de Junio que sería el hito para la reunificación de Corea.
Transcurrieron 15 años desde aquel tiempo, pero el espíritu fundamental de la Declaración, el ideal “entre nosotros, los connacionales”, sirve de invariable bandera de la reintegración de Corea.
El ideal “entre nosotros, los connacionales” está imbuido plenamente del espíritu de independencia.


Como es conocido por todos, la división de Corea es motivada no por algún antagonismo nacional sino por la imposición de las fuerzas extranjeras.
Estados Unidos que después de la Segunda Guerra Mundial bajo la máscara del “libertador” había ocupado el Sur de Corea, intensificó ininterrumpidamente la dominación militar sobre este con la ambición de tomar la hegemonía del resto de Corea y el continente asiático. Fingió interesarse en la reunificación de Corea, pero en realidad no quiso que el Norte y el Sur se reconcilien y unan entre sí e impidió por todos los medios la reintegración de aquellos, razón por la que la reunificación de Corea pasa grandes dificultades y la nación coreana está aun dividida.
La escisión de la nación coreana de 70 años demuestra fehacientemente que esta, a menos que dé cima a la dominación e intervención de las fuerzas extranjeras, no puede lograr jamás su progreso independiente y reintegración.
La reunificación de Corea ha de ser realizada únicamente por su dueño, la nación coreana misma, y según la voluntad y exigencia de esta. En otra palabra es problema del derecho a la autodeterminación nacional. No lleva implícita ninguna razón ni justificación por las que las fuerzas extranjeras metan en ella. De ahí que reclama “entre nosotros, los connacionales”.
El ideal “entre nosotros, los connacionales” es el más racional y justo tanto desde el punto de vista de la actualidad de la Península Coreana separada por las fuerzas extranjeras como desde el de la esencia de la reintegración coreana para ligar el cortado linaje sanguíneo de la nación.
El ideal “entre nosotros, los connacionales” refleja la voluntad de preservar la paz.
Todos los coreanos esperan con ansia que lo más pronto posible se concluya el agudo enfrentamiento militar Norte-Sur y abra el camino de la paz y reintegración.
Pero, debido a la obstinada política de estrangulamiento e intimidación militar contra la República Popular Democrática de Corea de Estados Unidos y la activa colaboración con este de la autoridad surcoreana, en la Península Coreana, lejos de la paz y seguridad, reinan permanente enfrentamiento militar y tensión.

La República Popular Democrática de Corea publicó en varias ocaciones las importantes propuestas de tomar medidas sustanciales de cesar totalmente todas las hostilidades militares para intimidar a la contraparte, pero Estados Unidos y Corea del Sur, efencuaron ejercicios militares conjuntos “Key Resolve” y “Foal Eagle” de gran envergadura, agravando más la tensión en la región, lo cual no hubiese ocurrido si la autoridad surcoreana no hubiera seguido a las fuerzas extranjeras que intentaban perjudicar a sus compatriotas sino hubiese negado los ejercicios militares conjuntos con Estados Unidos, no dejando su territorio, espacio aéreo y mar como campo de los simulacros de guerra de las tropas estadounidenses, es decir, si hubiese respetado el ideal “entre nosotros, los connacionales”.
La paz y la seguridad de la Península Coreana no son sino las del mundo. La guerra que estallará en la Península, será sin duda alguna una guerra termonuclear que la humanidad no experimentó hasta ahora, que no será limitada solo en su origen sino propagada por el resto del Noreste de Asia y el Mundo, y le causará incontables pérdidas y catástrofes a la humanidad. Tampoco Estados Unidos se quedará a salvo.
Además, el ideal “entre nosotros, los connacionales” refleja el espíritu de gran unidad nacional.
El admirable y conmovedor suceso acaecido en la Península Coreana en el tiempo posterior a la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio corroboró elocuentemente que la unidad de toda la nación hace plenamente factible que Corea sea reunificada.
Fueron unidas las cortadas vías férreas, carreteras y rutas aéreas y marítimas entre el Norte y el Sur abriendo gran brecha en el muro de la escisión; se efectuaron negociaciones políticas y militares de alto rango y más de 20 conversaciones ministeriales entre ambas partes para consultar sobre los problemas de interés común nacional; se estableció en la ciudad de Kaesong aledaña a la Línea de Demarcación una zona industrial, símbolo de la cooperación y el intercambio económicos intercoreanos; se inició el turismo de los surcoreanos por el Kumgang, famoso monte mundial en la República Popular Democrática de Corea; se realizaron sucesivamente encuentros de los familiares separados en el Norte y el Sur, y asistieron juntos los atletas de ambas partes a los juegos internacionales con la bandera simbólica de la reunificación enhiesta y los norcoreanos y surcoreanos conjuntamente hicieron hinchas, lo cual convenció sustancialmente al mundo de que los norcoreanos y surcoreanos son de la nación con el mismo idioma, la misma sangre, la misma cultura y que ha de ser reintegrada necesariamente.
El Norte y el Sur de Corea, que durante más de medio siglo estaban hostilizados y enfrentados uno con otro, hicieron alarde de su gran unidad nacional, lo cual fue precisamente el fruto del ideal “entre nosotros, los connacionales” estipulado en la Declaración Conjunta del 15 de Junio.
La sociedad internacional desea que las ambas partes de Corea respeten a toda hora el ideal que es espíritu fundamental de la referida declaración.
Mantener el ideal “entre nosotros, los connacionales” y verificarlo garantizará la reunificación y la prosperidad de la nación coreana y la paz y la seguridad de la región y el resto del mundo.

segunda-feira, 8 de junho de 2015

Sempiternos méritos del camarada Kim Jong Il realizados en la construcción del Partido


El 19 de junio de 1964, hace 51 años, camarada Kim Jong Il (1942-2011), eterno Secretario General del Partido del Trabajo de Corea, inició su trabajo en el Comité Central del Partido del Trabajo de Corea.

En todo su debut se propuso, ante todo, hacer del Partido justamente el de su fundador, camarada Kim Il Sung (1912-1994), Presidente de la República Popular Democrática de Corea.
Definió la idea revolucionaria del camarada Kim Il Sung, la Juche, como la única y rectora del Partido del Trabajo de Corea y proclamó identificar con la misma a toda la sociedad como el programa supremo de este.
Su orientación hizo posible que el Partido del Trabajo de Corea fuera como cuerpo puro, orgánico y de unidad que mueve únicamente según la ideología y dirección de su Líder.
En eso, debido a las maquinaciones de los revisionistas contemporáneos, en varios países socialistas el líder del partido gubernamental se veía desprestigiado, y el movimiento socialista mundial pasaba vicisitudes y penalidades, pero el Partido del Trabajo de Corea, llevando adelante la causa de la construcción del partido, logró su monolítica unidad orgánica e ideológica en torno al camarada
Kim Il Sung, lo cual fue inapreciable fruto del inconmovible criterio del líder del camarada Kim Jong Il y su extraordinaria perspicacia, determinación política de principio e inclemente y consumada capacidad de dirección.
El camarada Kim Jong Il orientó al Partido del Trabajo de Corea a que junto con el pueblo se confundiera en un solo cuerpo, se responsabilizara plenamente de su destino y le sirviera con lealtad.
Definió fortalecer el lazo consanguíneo del Partido y las masas populares y consolidar el terreno masivo del primero como importante principio de la construcción del Partido y algo vital del que depende la existencia de este o su ruina y dispuso que el Partido del Trabajo de Corea verificara al pie de la letra la línea de masas y todas las organizaciones partidistas y funcionarios siempre se confundieran con las masas y respectivamente obraran y vivieran como sus fieles servidores.
Practicó plenamente la política de amor y confianza, la de virtudes, y la abarcadora, gracias a lo cual el Partido del Trabajo de Corea, aun en medio de los avatares políticos mundiales, por primera vez en la historia, logró la monolítica unidad con su líder y las masas, transformó a toda la sociedad en una gran y armoniosa familia socialista y siempre, tanto en los días ordinarios como en los duros, se disfrutó del absoluto apoyo y confianza de las grandes masas, llevando a la victoria la causa de la construcción socialista.
El camarada Kim Jong Il preparó al Partido del Trabajo de Corea como poderosa fuerza política que orientara con éxito la revolución de Songun (priorización de los asuntos militares).
Tempranamente, dirigiendo junto con el camarada Kim Il Sung, esta revolución, prestó profunda atención al fortalecimiento del Ejército Popular de Corea y procuró hacer indispensable la dirección del Partido del Trabajo de Corea sobre este y ejecutar al pie de la letra la línea de armar a todo el ejército con la idea Juche.
Particularmente, en la década de 1990, en vista del cambio de las condiciones y la exigencia de la situación en desarrollo, definió el Songun como la política fundamental del socialismo y dispuso que el Partido del Trabajo de Corea fuera organización política y orientara la revolución de Songun.
Consideró el Songun como fuente nutriente del Partido y la revolución, cumplió todas las tareas sobre la base del principio de conceder preferencia a los asuntos militares, enalteció al Ejército Popular como el encargado principal de la causa socialista y realizando interminable recorrido de trabajo lo orientó a que como abanderado de la revolución de Songun cumpliera satisfactoriamente con su misión y papel.
Además, dispuso que todos los miembros del Partido aprendieran activamente de los rasgos políticos e ideológicos del Ejército Popular y las organizaciones y funcionarios partidistas, del revolucionario y combativo estilo de trabajo del Ejército y su método de trabajo partidista, político, y de combinación militar-política, logrando que el Partido del Trabajo de Corea fuera extraordinariamente revolucionario, organizado, disciplinado y unido y elevara más su prestigio y papel en la dirección sobre la revolución y su construcción.
El camarada Kim Jong Il preparó a los militares y otros sectores de Corea poseedores de fuerte espíritu, capaces de registrar saltos y prodigios seculares en la realización de la causa del Partido del Trabajo de Corea, la de la construcción de un Estado socialista, poderoso y próspero.
Ya hace mucho logró que la labor partidista fuera precisamente la con la gente, con el sentimiento ideológico, en virtud de lo cual el Partido del Trabajo de Corea, en la revolución y su construcción, ateniéndose principalmente a la ideología, anteponiendo la labor política a las demás tareas, puso en pleno juego el entusiasmo revolucionario de las masas populares y su iniciativa creadora y apoyándose en esto, impulsó con fuerza la descomunal causa histórica de la transformación de la naturaleza, la sociedad y el hombre según la exigencia de la idea Juche.
A mediados de la década de 1990 publicó Priorizar la labor ideológica es requisito indispensable para el cumplimiento de la causa socialista, El socialismo es la ciencia y otras obras, hizo avivar más la revolución ideológica y de esta manera armó a los militares y otros sectores con la inconmovible fe en la victoria del socialismo, los preparó como los fuertes en la ideología y el espíritu, lo cual sirvió de firme garantía para que aquellos siempre obtuvieran victoria en la defensa del socialismo y la construcción de un Estado poderoso y próspero.
Si ellos, pese a la escasez del todo, con el indoblegable espíritu metamorfosearon progresivamente el territorio patrio, impulsaron la modernización de la economía nacional y la aplicación en esta de la informática y abrieron un período de plena prosperidad de las ciencias y la tecnología del país y la construcción de la cultura socialista, esto fue el resultado de la dirección del camarada Kim Jong Il que en la revolución y su construcción con previsión se empeñó ante todo en el afianzamiento de la posición ideológica.
Sus méritos realizados en la construcción del Partido perdurarán junto con la Corea socialista en constante progreso.

quarta-feira, 3 de junho de 2015

Portavoz de MINREX de RPDC advierte a EE.UU.


Pyongyang (ACNC) -- En relación con que EE.UU. se desespera para evadir la responsabilidad del fracaso total de su política sobre la República Popular Democrática de Corea, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC publicó el día 30 una declaración como sigue:
En la reciente reunión consultiva tripartita EE.UU.-Japón- Sur de Corea, el imperio intentó desviar la opinión pública tergiversando la verdad como si la RPDC negara el diálogo aunque ellos lo desean.
Como es conocido por todos, desde hace mucho tiempo la RPDC ha venido insistiendo en la reanudación del diálogo sin la premisa y esforzándose con sinceridad por realizarlo, pero EE.UU. lo impidió presentando las injustas "condiciones previas" de diversos tipos.
Siempre declaramos que nuestra capacidad de autodefensa nacional centrada en las fuerzas armadas nucleares, nunca es un medio de amenaza a nadie ni objeto de negociación.
Nuestras armas nucleares son el disuasivo autodefensivo para enfrentar a la permanente amenaza nuclear y agresión militar de EE.UU., y la justa fuerza de castigo para rechazar rotundamente la agresión de los enemigos y asestarles la venganza implacable en el caso de estallar la guerra.
Como ya se comprobó por la historia, fortalecer nuestra fuerza de autodefensa nacional y lograr el equilibrio del poder son el único remedio para impedir la guerra entre la RPDC y EE.UU. que no tienen siquiera la confianza básica sino la arraigada desconfianza y hostilidad entre sí.
Es precisamente la grave provocación acusar de "provocación" la justa medida autodefensiva tomada por un país pequeño para defender a sí mismo desde el caudillo de agresión y guerra.
EE.UU. debe conocer correctamente que el fracaso de su política sobre la RPDC fue motivado por su erróneo punto de vista sobre ella.
El punto de vista de EE.UU. que calumnia sin consideración cualquier hecho de la RPDC llevó finalmente al fracaso las relaciones con la RPDC y la desnuclearización de la Península Coreana y ahora ha traído el resultado actual.
Si EE.UU. no saca lecciones, aunque sea ahora, la consecuencia será más trágica.