quinta-feira, 27 de junho de 2013

Causa de la guerra coreana


La guerra coreana estalló el 25 de junio de 1950, pero se inició, diríase, cuando EE.UU. ocupó el Sur de Corea.

Como el entonces presidente estadounidense Harry Spencer Truman hubiera escrito en sus memorias que definir la paralela 38 como la línea divisoria de Corea fue propuesto por EE.UU., este consideró la inminencia de la derrota de Japón como momento decisivo cuando pudiera realizar su estrategia de dominación de Corea que venía madurando por los siglos y tramó ardid para ocupar Sudcorea.
El 13 de agosto de 1945 la reunión del estado mayor conjunto estadounidense ordenó a Douglas MacArthur, comandante de las tropas estadounidenses en el Extremo Oriente, recibir la carta de capitulación del ejército japonés en Sudcorea y otras regiones de las que EE.UU. se responsabilizaría según el “acuerdo” bilateral EE.UU.-URSS., y este a Hodge, jefe del 24° cuerpo de ejército estadounidense, la del ejército japonés y representar a EE.UU. para ocupar a Sudcorea y dominarla. Así EE.UU. ocupó sin derramar sangre la región sur del paralelo 38 de la Península Coreana, premisa lógica y preludio de la guerra agresiva de EE.UU. contra la RPD de Corea. No es casual que en un libro estadounidense titulado “Historia moderna de América” se leyera que en realidad la guerra de Wall Street contra el pueblo coreano se inició en el momento en que sus generales se habían puesto sus pies en Sudcorea, o sea en septiembre de 1945.


Después de apoderarse de Sudcorea, EE.UU. impulsó de manera planificada los preparativos para desencadenar una guerra en Corea, uno de los cuales fue la fabricación del ejército títere surcoreano. En noviembre de 1945 instauró la “comandancia de defensa nacional” y emprendió la organización y composición del ejército títere. Lo aumentó en forma escalonada para asegurarle la “superioridad de 10 a uno” sobre las fuerzas armadas norcoreanas, lo instruyó y entrenó a la usanza estadounidense y tomó la prerrogativa sobre lo mismo.
En 1949 entregó a Sudcorea bastante equipamiento militar para armar a 50 mil huestes y con posterioridad le ofreció adicionalmente la ayuda militar por valor de más de 87 millones de dólares. En enero de 1950 el plan de la guerra coreana de EE.UU. fue aprobado por unanimidad en el Estado Mayor Conjunto de EE.UU. y Robert, jefe de la delegación de los asesores militares estadounidenses, dijo al entonces presidente surcoreano Syngman Rhee: El ataque a Norcorea ya está decidido. No queda mucho tiempo hasta cuando este se lleve a vías de hecho. El asalto lo iniciaremos, pero para esto nos vemos obligados a preparar algo que pretextar.
Douglas MacArthur sostuvo el 17 de febrero de 1950 una conversación confidencial con Syngman Rhee donde dio a éste la directiva de empezar el asalto a Norcorea antes de julio.
EE.UU. realizó entre el abril y el junio de 1950 el reemplazamiento de las tropas surcoreanas.
El 17 de junio del mismo año John Foster Dulles llegó a Sudcorea como misionero especial de Harry Spencer Truman y en la trinchera del paralelo 38 revisó definitivamente el plan de la guerra. Después de hacerlo otra vez, ordenó al ejército surcoreano:
Propague que Norcorea es agresor y a la par de esto, la asalte. …Resista dos semanas y durante este tiempo EE.UU. apelará a la ONU que Norcorea atacó a Sudcorea y logrará que esta organización internacional movilice en nombre suyo las fuerzas terrestre, naval y aérea y que todo marche sin complicaciones.
Por otra parte, EE.UU. completó la disimulación y la defraudación para el desencadenamiento de la contienda.
En vísperas de este maniobró sigilosamente para evacuar a los suyos. Entonces en Sudcorea había más de 2 mil familiares de los militares estadounidenses y otras personas no combatientes. EE.UU. retiró a Japón a los familiares de los miembros de su embajada en avión transportador escoltado por las cazas y a los de otros y las personas no combatientes en aviones y naves transportadoras.
A la par de esto, hizo mover a las figuras de alto rango bajo los rótulos como el reposo semanal, el viaje, el banquete, etc., tratando de ocultar su verdadera naturaleza propia del provocador de la guerra. El 24 de junio, por la mañana Truman, “para pasar tranquilo el fin de la semana junto con su esposa e hija en el estado Missouri”, salió en avión de uso particular de Washington. El mismo día Dulles hizo correr el rumor de que “está de turismo en Japón”. También Syngman Rhee, en vísperas de la guerra, se refirió mucho a la abolición de la ley marcial de emergencia, el permiso de la salida del cuartel y el hospedaje fuera de este de sus militares, el banquete, etc., todo mentira y disfraz.
He aquí la afirmación de un oficial de estado mayor del 17° regimiento del ejército surcoreano de aquel tiempo.
“El 24 de junio de 1950 fue el sábado, pero a nosotros, los oficiales, se nos prohibió la salida y mandó esperar para la guerra. Por la noche recibimos la orden secreta de pasar el 25, por la madrugada, el paralelo 38, iniciando la acción militar contra Norcorea.”
Johon Osborn, que era corresponsal especial de “Life” estadounidense para Sudcorea, dijo: “En cuanto al inicio de la guerra no tuvimos precedentes de que estuvimos tan completamente preparados para esta guerra.”
Por fin, EE.UU., instigando al ejército surcoreano, emprendió el 25 de junio de 1950, a las 4 de la madrugada, el improvisado asalto armado contra Norcorea a lo largo del paralelo 38, desatando la guerra coreana (1950-1953) calificada como la más encarnizada en el tiempo posterior a la Segunda Guerra Mundial.

quarta-feira, 19 de junho de 2013

¿Por qué EE.UU. desató la guerra coreana?



Hace más de 60 años, el 25 de junio de 1950, EE.UU., instigando al ejército surcoreano, inició la invasión armada total contra Norcorea (República Popular Democrática de Corea), la denominada guerra coreana (junio de 1950-julio de 1953) más encarnizada en el tiempo posterior a la Segunda Guerra Mundial.
¿Por qué?
Primero, para implantar su estrategia de dominio del mundo.
En vista de la relevancia geopolítica de la Península Coreana como importante punto militar para el avance hacia el continente asiático, aprovechó el fin de la Segunda Guerra Mundial como una buena oportunidad para acantonar en septiembre de 1945 sus tropas bajo el rótulo de “libertadoras” en Sudcorea. Luego con la fabricación de un gobierno proestadounidense, sometió plenamente a esta en lo político, económico y militar, de un lado y del otro, queriendo “ampliar la esfera ocupada a toda Corea”, no ocultó su intención de agredir a Norcorea. “Siempre reconocí a Corea como una avanzada militar de gran trascendencia”, dijo Douglas MacArthur, el entonces comandante general de las tropas estadounidenses en el Extremo Oriente. Para EE.UU. la Península Coreana era un importante punto estratégico desde donde podía asestar golpes militares a cualquier lugar del Extremo Oriente, un “puente de acceso al continente” para el dominio del mundo y el puñal con el que recortar la “masa de carne” denominada Asia.
Después de la Segunda Guerra Mundial EE.UU. vio en Corea la avanzada donde se enfrentan el capitalismo y el socialismo y un importante lugar en el que el Oriente y el Occidente se enfrentan en lo político y militar. Harry Spencer Truman, el entonces presidente estadounidense, en 1946 definió a Corea como el “lugar de la pugna ideal” de la que dependieran todos los éxitos de EE.UU. en Asia. Y exigió “permanecer en Corea hasta cumplir sus tareas y para esto preparar al apropiado personal y bastante cantidad de fondos”.
Así EE.UU. definió tomar el dominio de toda Corea como su meta principal, estableció la política respecto a la misma y para practicarla se valió de métodos políticos y diplomáticos, optando definitivamente por la invasión armada, o sea un método bélico.
Segundo, la guerra coreana estaba relacionada con la catastrófica crisis económica en la que entonces EE.UU. se encontraba.
En EE.UU. cierto tiempo posterior a la Segunda Guerra Mundial reinó la paz, las armas y otros equipamientos bélicos producidos no fueron puestos en venta, la industria bélica detrecida y el número de los desempleados aumentado; la economía en conjunto pasó pésimas dificultades.
Esta crisis económica iniciada en otoño de 1948 cobró mayor gravedad en 1949 cuando la producción industrial fue disminuida en 15 por ciento en comparación con el año anterior, el precio descendió notablemente, la inversión en los renglones de máquinas y equipos mermada rápidamente y unas 4 mil 600 compañías arruinadas sólo en el primer semestre. Como consecuencia, el número de los desocupados se aumentó en 6 millones y el de los completos se previó crecer en 13 millones. El lucro de los consorcios se redujo de 36 mil 6 cientos millones de dólares en septiembre de 1948 en 28 mil 4 cientos millones en marzo de 1949. Los monopolistas exigieron al gobierno “preparar una nueva y gran aguja de jeringuilla con la que inyectar la nueva vitalidad en la economía”, lo cual empujó a EE.UU. a la militarización de la economía, el aumento del armamento y a la larga, al desencadenamiento de una nueva guerra. La revista británica Economist comentó: “EE.UU. necesitó una oportunidad para superar la crisis y no pudo menos que fabricar una guerra.”
Tercero, también tenía que ver con la crísis en la que se encontraba el gobierno de Syngman Rhee de Sudcorea fabricado por Estados Unidos.
La crísis se caracterizaba por el cataclismo económico, la intensificación de la lucha antigubernamental de las masas, la elevación del afán por la pacífica reintegración nacional, el sistema de gobernación en arruinamiento, etc.
La crísis político-económica en Sudcorea exteriorizada visiblemente desde 1949 llegó al clímax en mayo de 1950.
Como consecuencia de la práctica de la política de esclavización colonial y la preparación para la guerra de EE.UU. de 5 años, el número de las empresas se disminuyó en la primera mitad del año 1949 en 36 por ciento ante 1939. También la economía rural se arruinó y el rendimiento de la cosecha sufrió una reducción de unas 750 mil toneladas en comparación con la preliberación. Para colmo de males, la excesiva emisión de las monedas extremó la inflación monetaria. El precio subió continuamente y la vida poblacional se depauperó hasta no poder más.
Por otra parte la lucha de las masas por la reunificación independiente y pacífica del país cobró mayor fuerza y como efecto de esto, de los parlamentarios salieron los que reclamaban negociaciones con el Norte y otros opositores a Syngman Rhee, a los que se sumaron hasta algunos de derecha, lo cual empujó al gobierno de Syngman Rhee a un callejón sin salida.
En la Historia de la guerra coreana, libro estadounidense se lee:
Conjeturar que la guerra fue última opción del loco Syngman Rhee es completamente racional. El tambaleante gobierno de Syngman Rhee, enfrentado al desmoronamiento económico, el inquieto nacional, la persecución del parlamento de carácter hostil que le hacía en el tiempo posterior a la derrota de mayo (en las elecciones de los parlamentarios efectuadas el 10 de mayo de 1950, por 210 escaños en total, los partidarios de Syngman Rhee ocuparon solo 48) y por último, al hecho de que las personas preferían prestar oído a la convocación a la paz de Norcorea, jugó al azar, empujó al país a la fratricida…
A través de la guerra coreana EE.UU. trató de conseguir un importante punto militar y estratégico para tomar el dominio del mundo, por una parte y por la otra, salvar a sí mismo y sus esbirros caídos en un abismo, lo cual es un hecho histórico innegable.

segunda-feira, 17 de junho de 2013

CDN declara posición importante de RPDC para aliviar tensión de Península Coreana



Pyongyang, 16 de junio (ACNC) -- El portavoz del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea publicó el día 16 la siguiente declaración importante:
En estos días, la actual administración estadounidense dice como si toda la evolución de la situación dependiera de nuestra opción insistiendo en que para aliviar la fase tirante creada en la Península Coreana la RPDC debe mostrar primero la voluntad de desnuclearización y dejar la "provocación " y la "amenaza".
De mal en peor, induce en error la opinión pública y engaña al mundo como si la RPDC tuviera la responsabilidad de haber exacerbado la situación de esta Península.
A esta campaña se suman las actuales autoridades surcoreanas, acostumbradas al servilísimo a las grandes potencias, y otras fuerzas satélites.
Al respecto, el Comité de Defensa Nacional de la RPDC, por encargo, aclara al interior y exterior del país la siguiente posición importante:
1. Damos a conocer claramente otra vez que Estados Unidos es precisamente el autor que ha venido exacerbando de siglo en siglo y de década en década la situación de la Península Coreana.
EE.UU. desató la guerra de agresión en esta península en la década de los 50 del siglo pasado y destruyó sistemáticamente el Acuerdo de Armisticio de Corea durante 60 años posbélicos.
Al entrar en la década de los 10 del nuevo siglo, vuelve a maniobrar obstinadamente para desencadenar otra guerra de agresión contra la RPDC.
Desde diciembre del año expirado calificó nuestro legítimo y justo lanzamiento de satélite como el disparo de misil de largo alcance, y nuestras medidas militares de autodefensa tomadas frente a sus abiertas maniobras agresivas, como una "provocación". De esta manera, puso al desnudo su naturaleza de provocador más cínico y agresor más bandidesco.
Las resoluciones de "sanción" inventadas a instigación de EE.UU. y todos sus actos hostiles más siniestros anti-RPDC constituyen grave provocación intolerable contra nuestro ejército y pueblo.
Hay límite en la paciencia, razón por la cual EE.UU. no debe aferrarse al engaño a la opinión pública y al mundo hablando tanto de la inexistente "provocación" y "amenaza" de alguien.
Será muy absurdo si EE.UU. piensa en que tales atrocidades podrían convencer a las personas en este mundo.
2. Volvemos a aclarar al interior y exterior del país que nuestro ejército y pueblo tienen la invariable voluntad y decisión de desnuclearizar la Península Coreana.
La desnuclearización de la Península Coreana es el legado del Presidente Kim Il Sung y del Dirigente Kim Jong Il y la tarea política a ser cumplida sin falta por nuestro partido, Estado, militares y civiles.
La desnuclearización de la Península Coreana no es la desnuclearización para la "renuncia nuclear del Norte" sino la de toda la extensión de la Península Coreana inclusive el Sur de Corea y tiene la meta de acabar completamente con la amenaza nuclear anti-RPDC de EE.UU.
En cuanto a la posesión de armas nucleare de la RPDC, esto es la opción autodefensiva y estratégica para realizar la desnuclearización de la Península Coreana.
La digna posición de la RPDC como país con armas nucleares se mantendrá con firmeza hasta cuando se alcance la desnuclearización de toda la Península Coreana y desaparezca por completo la amenaza nuclear de las fuerzas extranjeras, independientemente de que alguien lo reconozca o no.
Pues, para abrir la coyuntura de diálogo, EE.UU. debe dejar, primero, la amenaza y chantaje nucleares anti-RPDC y las provocaciones de toda índole incluso la "sanción", antes de demandarnos demostrar la sinceridad en la voluntad de desnuclearización.
3. Proponemos sostener las conversaciones de alto nivel entre las autoridades de EE.UU. y RPDC para eliminar la tensión de la Península Coreana y preservar la paz y la seguridad de la región.
Si EE.UU. tiene de veras algún interés en aliviar la tensión de la Península Coreana y garantizar la paz y la seguridad de su territorio principal y el resto de la región, no debe hablar del diálogo y contacto anteponiendo la premisa.
En esta cita podrían discutirse con sinceridad y profundamente varios temas deseados por ambas partes, entre otros, el alivio de la tensión militar, la sustitución del sistema de armisticio por el de paz y la "construcción del mundo libre de armas nucleares" presentada por EE.UU.
El lugar y el tiempo de diálogo, podrá fijarlos EE.UU. según su conveniencia.
Es invariable nuestra posición de aliviar la tensión de la Península Coreana y preservar la paz y seguridad de la región.
Si EE.UU. desea de veras el "mundo libre de armas nucleares" y el alivio de la tensión, debe responder a nuestra decisión magnánima y buena bondad sin perder esta oportunidad.
La evolución de la situación depiende de la opción responsable de EE.UU. que hasta ahora ha venido agravando la situación de la Península Coreana. -

quarta-feira, 12 de junho de 2013

Declaración conjunta del 15 de junio es programa de unidad nacional y reunificación



Pyongyang, 12 de junio (ACNC) -- En junio del 89 (2000) de la Era Juche, tuvo lugar en esta capital por primera vez de la historia de división nacional el encuentro cumbre del Norte y el Sur de Corea en que se aprobó la histórica Declaración Conjunta del 15 de Junio.
El documento reconoció que tienen puntos comunes el proyecto de la parte norteña de lograr la reunificación del país mediante la confederación de bajo nivel y el otro de la parte sureña de lograr la unión.
Y declaró solemnemente al interior y exterior que ambas partes decidieron orientar la reunificación a ese rumbo.
Al mismo tiempo, la declaración íntercoreana aclaró que la nación coreana es el sujeto de reunificación de la patria y solucionará de manera independiente los problemas para ese fin.
La declaración fue aplaudida no sólo por la nación coreana sino por el mundo entero.
Ambas partes de Corea promovieron el diálogo y los contactos acorde con el espíritu del ideal "Entre nosotros, los connacionales" y dieron un giro hacia la reconciliación, cooperación, unidad y reunificación en las relaciones íntercoreanas caracterizadas antes por el malentendido, la desconfianza, la confrontación y la división.
Se reconectaron los ferrocarriles y las carreteras, que estuvieron cortados durante mas de medio siglo, se reabrieron las vías aéreas y marítimas y los habitantes de ambas partes celebraron actos conjuntos para materializar la citada declaración.
Se adoptó posteriormente la Declaración del 4 de Octubre, programa para ejecutar la primera declaración N-S, infundiendo en la nación coreana la mejor esperanza y convicción.
Sin embargo, desde la llegada al poder de Lee Myung Bak, enloquecido por la confrontación fratricida, fueron negadas las declaraciones conjuntas e invalidadas sistemática y completamente todos lo valiosos s frutos de la época del 15 de Junio.
La realidad ha demostrado a todos los connacionales que es imposible lograr la mejora de relaciones íntercoreanas, la paz del país y la prosperidad común de la nación sin implementar la ejecución de las declaraciones N-S.
Toda la nación coreana tiene el deseo de lograr la reunificación de la patria de manera independiente y pacífica con sus fuerzas unidas rechazando a las fuerzas ajenas.
Si las actuales autoridades surcoreanas desean de veras el alivio de tensión y la mejora de relaciones íntercoreanas, deben respetar la Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre y tomar las medidas prácticas para ejecutarlas.
Bajo la bandera del ideal "Entre nosotros, los connacioanal", todos los compatriotas abrirán sin falta una nueva fase de reunificación independiente.

quinta-feira, 6 de junho de 2013

Portavoz de CRPP publica declaración especial





Pyongyang, 6 de junio (ACNC) -- El portavoz del Comité por la Reunificación Pacífica de la Patria (CRPP) publicó el día 6 la siguiente declaración especial:
Ya han transcurrido 13 años desde cuando fue publicada la histórica Declaración Conjunta del 15 de Junio entre el Norte y el Sur de Corea.
Todos los connacionales no olvidan la época del 15 de junio en que bullía en todo el país el clima de la reunificación de la patria y desean de todo corazón que se mejoren cuanto antes las relaciones íntercoreanas y se abra una nueva fase de reunificación.
Para la nación coreana, la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio sirve de un evento especial digno de registrarse, que acabó con la historia de la división y enfrentamiento impuestos por las fuerzas extranjeras y abrió una nueva época de la reunificación independiente.
Los hechos sorprendentes ocurridos con el 15 de junio demostraron que cuando nuestra nación toma las manos y junta las fuerzas, no tiene nada que hacer sino puede lograr la coprosperidad de la nación y la reunificación del país.
Sin embargo, debido a los graves desafíos de las fuerzas anti-reunificación internas y externas, la época del 15 de junio fue pisoteada lamentablemente y hasta su última herencia está a punto de exterminarse.
Los empresarios surcoreanos reclaman por la normalización de la Zona Industrial de Kaesong y la reanudación del turismo al monte Kumgang, y los familiares separados en el Norte y el Sur de Corea esperan angustiosamente el encuentro con sus consanguíneos, último anhelo de toda su vida.
¿Cómo los miembros de la nación pueden dar espaldas a este estado trágico de hoy?
Hasta la fecha, hemos hecho todos los esfuerzos posibles por mejorar las relaciones N-S en estado catastrófico, reanudar el turismo al Monte Kumgang, normalizar la ZIK y solucionar el problema humanitario.
Pero, nuestra sinceridad y magnanimidad fueron negadas e insultadas totalmente por las sofisterías absurdas como la falta de "sinceridad", un acto para "sembrar discordia entre los habitantes surcoreanos" y "evasión de las conversaciones entre las autoridades íntercoreanas".
No actuamos ni una vez para sembrar la "discordia entre los habitantes surcoreanos" como dicen las autoridades surcoreanas ni las tratamos estúpidamente.
Precisamente ellas mismas tratan políticamente el diálogo Norte-Sur abusándolo de objetivo de la confrontación con el Norte de Corea.
A pesar de esto, no pensamos en pasar el tiempo con palabras hueras en distinguir lo justo y lo injusto.
Si ambas partes coreanas obstinan en sus insistencias, no se podrá encontrar la clave de solución de los problemas pendientes N-S y sólo se agrandarán la desesperación de todas las clases y capas inclusive los empresarios surcoreanos y el desaliento de toda la nación.
Partiendo de la situación dada, la aspiración y la demanda de todos los connacionales y tomando en consideración la solicitud ardiente de los empresarios surcoreanos y distintos sectores, el Comité por la Reunificación Pacífica de la Patria (CRPP) declara por encargo la siguiente posición importante:
1. Proponemos sostener las conversaciones entre las autoridades del Norte y el Sur de Corea por la normalización de la Zona Industrial de Kaesong y la reanudación del turismo al monte Kumgang con motivo del 15 de junio.
Si es necesario, será posible discutir en las conversaciones también el problema humanitario incluyendo el encuentro de los familiares y parientes separados.
Serán fijados según la conveniencia de la parte sureña el lugar y el tiempo de las conversaciones.
Proponemos realizar con urgencia la visita de los empresarios surcoreanos a la ZIK y la zona especial de turismo internacional al monte Kumgang y el contacto concerniente de expertos y promover activamente la visita recíproca, el contacto y la cooperación entre las entidades civiles del Norte y el Sur de Corea.
Ya hemos permitido la visita de los empresarios surcoreanos de la ZIK y permitiremos también la visita a la zona norteña de los surcoreanos relacionados con el negocio en el monte Kumgang.
Al mismo tiempo, abrimos de par en par la puerta de la visita recíproca, el contacto y la cooperación de las entidades civiles surcoreanas.
3. Proponemos realizar el acto conjunto nacional por el 13º aniversario de la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio y conmemorar en común con la participación de las autoridades de ambas partes el 41º aniversario de la publicación de la Declaración Conjunta del 4 de Julio.
Si las entidades civiles de ambas partes coreanas conmemoran en común los días de la publicación de las declaraciones arriba mencionadas con la participación de las autoridades, será grande la significación, lo cual contribuirá al mejoramiento de las relaciones Norte-Sur.
4. Si las autoridades surcoreanas responden a nuestra propuesta de realizar las conversaciones de las autoridades del Norte y el Sur de Corea, la visita de los empresarios surcoreanos a la ZIK y al monte Kumgang, las actividades conjuntas de ambas partes coreanas, etc. y resolver sin dificultad los problemas pendientes íntercoreanos, tomaremos de inmediato todas las medidas referentes a la comunicación y el enlace incluyendo la reanudación de la vía de enlace de la cruz roja en Phanmunjom.
Es invariable la posición de la RPDC de fomentar la reconciliación y la unidad de la nación y lograr la reunificación, la paz y la prosperidad.
Si las autoridades surcoreanas desean de veras el establecimiento de la fe y la mejora de las relaciones N-S, no deben perder esta oportunidad, sino abandonar las presunciones y sospechas innecesarias y responder activamente a la magnánima decisión y la sincera propuesta de la RPDC.

quarta-feira, 5 de junho de 2013

Kim Jong Un emite llamamiento a todo el ejercito y pueblo




Pyongyang, 5 de junio (ACNC) -- El Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, envió el día 4 a todo el ejército y pueblo de Corea el llamamiento "Abramos una nueva era de apogeo en todos los frentes de la construcción socialista mediante la creación de la ´velocidad Masikryong´".
En el texto, apuntó que la construcción del campo de esquí del desfiladero Masik es una gigantesca obra patriótica del PTC para ofrecer al pueblo mejores condiciones de vida cultural llevando a la realidad el noble deseo del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il quienes amaban tanto al pueblo.
Recordó que en menos de un año desde el inicio de la obra, los constructores militares registraron el asombroso éxito de remover las rocas naturales y lomitas abruptas y extender las pistas de esquí con una superficie de cientos de miles de metros cuadrados y una longitud de más de 100 mil metros.
Ratificó la firme decisión del PTC de ofrecer las condiciones de vida más culta y feliz al pueblo y los jóvenes y niños escolares al terminar este año la construcción del campo de esquí de talla mundial, a pesar de que esta obra es tan inmensa que demoraría más de 10 años en otros países.
Expresó la convicción de que los constructores militares terminarán la obra dentro de este año al crear la "velocidad Masikryong" con sus indoblegables fuerzas espirituales y con ofensiva tenaz y de que el ejército y el pueblo de todo el país registrarán gran salto e innovaciones en todos los sectores de la construcción socialista trabajando con el mismo espíritu e ímpetu de los uniformados.
Indicó que la clave para adelantar la construcción está en movilizar las fuerzas espirituales de las masas militares y que el patriotismo de Kim Jong Il es el fundamento de esas fuerzas que deben tener todos los constructores militares.
Subrayó que se debe impulsar enérgicamente la obra usando las fuerzas de gran unidad entre el ejército y el pueblo, cosa más importante de la revolución del Songun y base de nuestra sociedad.
Enfatizó que el PTC tiene la voluntad y decisión de avivar en todo el país las llamas de gran innovación y gran salto al aprender el indoblegable espíritu y estilo de lucha que manifiestan los militares en la obra.
Señaló que el EPC debe crear incesantes innovaciones en los preparativos de combate y en todos los importantes proyectos de construcción y el acondicionamiento de las provincias, ciudades y distritos.
Llamó a los obreros, trabajadores agrícolas, intelectuales y otros habitantes a activar aun más la economía en general del país y contribuir mucho al cumplimiento del plan de economía nacional ateniéndose a la línea del partido de impulsar paralelamente la construcción económica y la de fuerzas armadas nucleares.

segunda-feira, 3 de junho de 2013

Resonancia del 15 de junio




Hace 13 años, en junio de 2000, en la capital Pyongyang de la República Popular Democrática de Corea acució un suceso admirable. Es que a los 55 años de que la nación coreana fuera dividida, tuvo lugar el primer encuentro cumbre Norte-Sur que aprobó la Declaración Conjunta Norte-Sur del 15 de junio de trascendencia histórica, que estipula reintegrar el país de manera independiente y por vía pacífica.
El comunicado conjunto, apenas fue publicado, despertó pleno apoyo y simpatía en toda la nación coreana y también en las grandes masas del mundo. En la realización de la causa de la reintegración de la nación coreana se registró algo dramático y en la Península Coreana ocurrió lo nuevo que era inimaginable en el pasado.
En las esferas como la política, la economía, la cultural, la milicia, etc., se efectuaron conversaciones y negociaciones intercoreanas, dando buenos resultados para la conciliación, la unidad, la colaboración y el intercambio. Los actos proreunificación que hasta entonces se realizaban en el Norte y el Sur tuvieron lugar con solemnidad en Pyongyang, Seúl, Kumgangsan y otros lugares en medio de la gran expectativa e interés de toda la nación como grandes festivales nacionales para la reunificación a los que asistían los compatriotas del Norte, Sur y en el ultramar. En Pyongyang y Seúl se efectuaron las demostraciones de Taekwondo que es arte marcial tradicional de la nación, los juegos deportivos, las funciones artísticas conjuntas, las exposiciones de los materiales y los seminarios conjuntos de los historiadores y las exposiciones de las fotos conjuntas del Norte y el Sur, etc. Particularmente, el desfile conjunto de los jugadores del Norte y el Sur que hicieron con la bandera simbólica de la reunificación en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Sydney del septiembre de 2000 emocionó a muchas personas del mundo. Hechos como esto que hizo patente la voluntad de la nación coreana de reintegrarse, acaecieron también en los 14° Juegos Asiáticos efectuados en septiembre de 2002, los Juegos Olímpicos de Atenas en agosto de 2004 y los 15° Juegos Asiáticos en diciembre de 2006.
Se unieron vías aérea, terrestre y marítima que estaban cortadas durante más de medio siglo y se encontraron los familiares separados en el Norte y el Sur. Muchos surcoreanos visitaron Pyongyang, asistieron a la gran función gimnástica y artística Arirang registrada como la de mayor dimensión del mundo en el Libro Guinness de los récords mundiales y recorrieron los monte Paektu, Kumgang, Myohyang y otros parajes famosos de Norcorea.
Además, el Norte y el Sur efectuaron en amplia escala el apoyo de carácter humanitario y en Kaesong, ciudad cercana a la Línea de Demarcación Militar que separa Corea en Norte y Sur, se instauró una zona industrial copatrocinada por ambas partes y donde ciento y decenas de empresas surcoreanas se establecieron y se pusieron en funcionamiento, fomentando la coprosperidad.
En 2007 como un programa para implantar la referida declaración conjunta fue adoptada la Declaración del 4 de octubre, lo cual le abrió la más espléndida perspectiva al movimiento por la reintegración de la nación coreana.
Toda esta maravilla dada en las relaciones intercoreanas fue efecto de la Declaración Conjunta del 15 de junio en la que afirmaron que los coreanos mancomunarían la fuerza para lograr la reintegración territorial y la coprosperidad nacional. De ahí que los coreanos denominaran el tiempo coronado con admirables hechos que no podían imaginar siquiera en el pasado “era de la reunificación del 15 de junio”.
Pero esta era se vio gravemente afectada por la aparición del gobierno de Lee Myung Bak en Sudcorea.
La camarilla de Lee, no bien subió al trono, negó totalmente las susodichas declaraciones. Obstaculizó de una y otra manera la realización de las cooperaciones intercoreanas y perpetró continuamente provocaciones militares, empujando al Norte y el Sur al enfrentamiento. Casi todos los intercambios y cooperaciones intercoreanas del pasado fueron interrumpidos. La visita al monte Kumgang considerada como el símbolo del viaje intercoreano fue cancelada por completo. La dependencia de las fuerzas extranjeras y el enfrentamiento entre los compatriotas que la comparsa de Lee practicaron persistentemente, llevaron la Península Coreana al borde de la guerra.
Las empeoradas relaciones Norte-Sur fueron agravadas más por el actual gobierno surcoreano de Park Kun He, que apenas se estableció, acoplándose a EE.UU. que injustamente había cuestionado el lanzamiento del satélite con fines pacíficos de Norcorea, se puso al frente de las “sanciones” internacionales contra esta, haciendo interrumpirse completamente hasta la cooperación entre las entidades civiles del Norte y el Sur que se mantenían difícilmente. En cuanto a la zona industrial de Kaesong denominada “embrión del 15 de junio” y que se mantenía aún en el tiempo crítico, la calificó como la “vía para conseguir dinero prestado” y otro por el estilo y deshonró a Norcorea. Además, hablando de la tendenciosa “medida de salvación de los rehenes”, trató de introducir en la referida zona, sector económico especial pacífico, hasta a las tropas especiales estadounidenses y convertirla en un foco de la guerra, lo cual puso la zona en el peligro de ser cancelada por completo.
Los hechos corroboran patentemente que apoyar la Declaración Conjunta del 15 de junio e implantarla conduce al Norte y el Sur de Corea a la paz y la reintegración, pero negarla y quebrantarla solo al enfrentamiento y la fratricida. Cualquiera llegó a saber a las claras que la afirmación de la declaración significa precisamente la reunificación y el mentís de la misma la guerra.
La vitalidad de la declaración es sempiterna.
Ahora la nación coreana pone gran empeño en la tarea de mantener vigente la declaración y reabrir la era de la paz, la reunificación y la prosperidad. Los surcoreanos condenan a las autoridades que llevaron las relaciones intercoreanas a la bancarrota y reclaman más respetar la declaración y materializarla al pie de la letra.
El mundo desea sinceramente que la nación coreana logre cuanto antes su reintegración bajo la bandera de la Declaración Conjunta del 15 de junio y consolide la paz y la seguridad de la Península Coreana.